Kínder en Francia adopta al arcoíris como símbolo de su remodelación

Esta no es una escuela gris, con paredes color cemento y niños uniformados. Este es un espacio de arcoíris, que promueve la imaginación y expresión de los niños.



Entre los edificios parisinos, se asoman las puertas azul vibrante del kínder École Maternelle Pajol. Invitan a entrar a sus patios entre las nubes y avioncitos de colores, a subir y bajar las escaleras de naranjas encendidos, a caminar entre pasillos que compiten con los colores de la ropa de los niños, y hasta entrar a los baños con azulejos brillantes.

¿Qué niño no querría introducirse en este mundo de sueños, para dibujar un colorido presente y futuro?



 

 



Redacción

Redacción

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email