Sesión al desnudo: no estudio, no retoques y nada de ropa

Hoy en día las sesiones fotográficas están llenas de maquillaje, efectos de luces, retoques digitales y demás. Sin embargo, el proyecto de la fotógrafa Kate Brown consiste en tomar fotos al aire libre —nada de estudios, nada de luces artificiales. Ella insiste que la luz natural es lo único que se necesita para que una persona se vea hermosa y que “la Naturaleza es el mejor fondo para la figura femenina”.



El transcurso de los años, la gravedad, pasar por uno o varios embarazos puede mermar la confianza: el cuerpo ya no luce igual que antes. Sumergirse en una experiencia como ésta puede cambiar esta perspectiva.

La modelo de Kate Brown, es una mujer de 35 años, casada y con dos hijos. Ella decidió contactar a la fotógrafa para una sesión. El escenario: los “jardines desnudos”, en  Abbey House, Malmesbury, es una sección del bosque completamente solitaria. Primero son unas fotos en ropa interior para entrar en calor. Y el calor no es literal porque la sesión es al amanecer, para aprovechar las primeras luces del día. Poco a poco, con más confianza, la mujer se despoja de la última prenda y recibe las caricias del sol en la piel mientras cruza el puente sobre el río Avon. Finalmente, se decide a lanzarse al agua helada. Disfruta la sensación de todo el cuerpo en contacto con la Naturaleza, sin barreras, sin nadie alrededor más que la fotógrafa.



El resultado: darse cuenta que no es necesario recurrir a trucos, tops con relleno, jeans que delinean la figura, tacones de aguja, ni toneladas de maquillaje para lucir hermosa. Todo lo contrario: hay que despojarse de todo para aceptar nuestro cuerpo.

 

 

 



Redacción

Redacción

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email