¿Puedo hacer ejercicio mientras estoy embarazada?

Una de las preguntas que con más frecuencia surge entre nuestros lectores es sobre la recomendación de hacer ejercicio en el embarazo, hoy te las resolvemos y te decimos que modificaciones sugerimos que realices.

Antes que nada debemos seguir las indicaciones de nuestro doctor, si nos han indicado reposo absoluto o contraindicado algún ejercicio por una condición en específico debes escucharlo. Si no tienes ninguna complicación contra el ejercicio entonces te conviene seguir leyendo.

La clave para mantenernos en forma durante el embarazo y recuperar la figura después del parto es la ganancia de peso, no quieres ganar ni más ni menos de lo recomendado. El peso aumenta por el propio bebé, la placenta, el volumen de sangre (aumenta hasta 4 veces lo normal) y la retención de líquidos. La mayoría del peso ganado durante el embarazo se pierde al nacer el bebé, no te preocupes.

La cantidad de peso que debemos ganar durante el embarazo depende del peso con el que empezamos el embarazo. Lo vamos a conseguir cuidando nuestra alimentación y haciendo ejercicio. En cuanto a la alimentación recuerda que estar embarazadas no es una excusa para comer por dos y puedes dar click aquí para leer más del tema.

En cuanto al ejercicio, la mayoría de las mujeres deben mantener el mismo nivel de actividad física que tenían al embarazarse, sin embargo a continuación te damos 5 consejos para modificar tu rutina en el embarazo:

Evita ejercitarte hasta el agotamiento – Si normalmente realizabas 45-60 minutos de ejercicio entonces puedes continuar con la misma cantidad, pero en lugar de mantener tu ritmo cardiaco en el 85% de tu máximo procura mantener tu intensidad por debajo del 70% de tu máximo.

No te sobrecalientes – El feto no puede enfriarse por medio del sudor como tu puedes, por ello debes mantener la temperatura corporal normal. Para lograrlo necesitas de una buena hidratación. Procura tomar 180 ml de agua fresca cada 15 a 20 minutos durante el ejercicio, también toma agua cada que tengas sed. Para saber más sobre cuanta aguas debes tomar lee aquí.

Evita el uso excesivo de fuerza – Utiliza tu propio peso para ejercitarte, reduces los riesgos de lastimarte y estresarte tanto a ti como a tu bebé. Si eres adicta a las pesas y no las vas a soltar por nada, entonces procura usar el mínimo peso posible y realizar menos repeticiones.

Evita ejercicios de alto impacto – Los ejercicios de alto impacto como brincar, correr, kickboxing, entre otros son ejercicios que te pueden poner en riesgo. Prefiere ejercicios como caminar o nadar. Si quieres leer más sobre ejercicios de bajo impacto y su efecto benéfico sobre las articulaciones lee aquí.

No hagas ejercicios que compriman tu columna – Tu columna ya tiene trabajo suficiente con el peso extra que carga a lo largo del embarazo, no te arriesgues a tener una lesión peligrosa y a lastimar a tu bebé.

Ten en mente que no vas a tener la misma cantidad de energía que sueles tener porque se la estás dando al bebé para su desarrollo. Está bien si hay días que no haces ejercicio, lo importante es que tu y tu bebé estén saludables y disfrutes esta etapa.

La recomendación ideal son 30 minutos de ejercicio moderado 4 veces por semana, depende de tu condición antes del embarazo si se recomienda hacer más.

Recuerda que el ejercicio te ayuda no solo de manera física, pero también es una terapia emocional importante y de gran ayuda en esta etapa donde las hormonas nos ponen los sentimientos a flor de piel.

InstaFit

Redacción

Redacción

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email