Atleta con embarazo de 8 meses participa en los Juegos Olímpicos de Londres 2012

 



La atleta de Malasia, Nur Suryani Mohamed Taibi, competidora de tiro con rifle de 10 metros, suscitó controversia en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 debido a su embarazo de 8 meses. Surgieron preocupaciones por su salud: si el estrés de una prueba olímpica podría ser perjudicial para el bebé o incluso si era recomendable que tomara un avión cuando la fecha de parto era tan cercana (2 de septiembre).

Nur Suryani afirmó que subir de peso por el embarazo le ayudó a ganar estabilidad y que su única preocupación era que el bebé pateara justo en el momento de disparar.

La malasia no es la primera embarazada que ha competido en Juegos Olímpicos: en la edición de 1920 en Amberes, Bélgica, la patinadora Magda Julin tenía 3 meses de embarazo y ganó la medalla de oro; en los Juegos Olímpicos de Invierno de Torino, 2006, la alemana Diana Sartor, competidora en skeleton, estaba embarazada de nueve semanas; cuatro años después, la canadiense Kristie Moore, tenía cinco meses de embarazo.

Diana Sartor bajando la pendiente del skeleton

Todas han dado de qué hablar: en 2010 surgieron burlas respecto al curling: que no podía ser un deporte “real” o “serio” si una embarazada lo estaba jugando, y en 2006 le llovieron críticas a Diana Sartor por poner en riesgo la vida del bebé en uno de los deportes olímpicos más peligrosos.

El debate de las facultades y posibilidades de una embarazada es el mismo tanto en los Juegos Olímpicos como en a nivel profesional. ¿Las embarazadas pueden competir en el mundo de los negocios? ¿Deben exigir un espacio en los Olímpicos? ¿El embarazo pone en riesgo sus habilidades? ¿No es decisión de cada mujer?

Kristie Moore y su equipo de curling

Magda Julin

Estampilla en honor a Magda Julin