El papel de los sentidos durante las rutinas hospitalarias

Si bien es cierto que los hospitales son, por sus medidas de higiene y cuidado, uno de los mejores sitios para el nacimiento de un bebé, algunas de sus condiciones también pueden afectar los primeros días de su desarrollo. 



• El nacimiento es un trabajo arduo, intenso para el bebé y para que se desarrolle de la mejor manera es muy importante entender las necesidades reales del bebé.

• Temperatura: Nace en una sala normalmente fría en comparación con la temperatura del útero (sufre su primera contracción).

• Iluminación: Los focos que iluminan la cama de parto suelen ser cegadores para su inmaduro sentido de la vista.

• Olores: los olores de los productos utilizados en el parto , suelen interferir con los olores maternales que el necesita percibir.

• Sonido: Los ruidos metálicos de sala resultan demasiado agresivos para sus tiernos oídos