Carta de un bebe recién nacido que fue separado de su mamá

(Imagen: Kelly Kuntz)

Mamá, ¿dónde estas? ¿Por qué ya no te siento cerca? ¿Por qué permites que me hagan todo esto? Siento como si me hubieras abandonado, ¿por qué? Cuando me siento solo en mi cunero o encubadora, esa cantidad de horas que no oigo los latidos de tu corazón que me acompañaron durante los nueve meses que estuvimos juntos, tampoco oigo tu voz, ni experimento el movimiento que sentía cuando estaba dentro de tu cuerpo, ¿por qué todo eso se acabó? ¿Por qué no me proteges de todo lo que he sentido en mi cuerpo desde que estoy aquí? La llegada a este mundo fue difícil y salir de tu cuerpo resulto doloroso, ¿por qué nos separaron tan repentinamente? ¿Por qué no nos dejaron recuperarnos juntos? ¿Por qué los horarios de este hospital no te permiten pasar más tiempo conmigo? Los cambios han sido excesivos: ahí estaba tranquilo, aquí hay ruidos fuertes, ahí estaba oscuro, aquí hay una luz intensa todo el tiempo, ahí era mojado, aquí es seco, ahí había ritmo continuo hasta mientras dormías pues tu respiración me arrullaba, aquí es estático, nunca hay movimiento, ahí contigo sentía la vida alrededor de mi, aquí siento la muerte.