¿Por qué los desechos de algunos bebés son más olorosos que el de otros?

Estudios realizados por psicólogos de las universidades de Macquiarie en Sydney, Australia y Washington en Seattle, Estados Unidos, demuestran por qué los malos olores en las heces de algunos bebés son más fuerte que en otros.

Los investigadores diseñaron un procedimiento sencillo: a las madres de los bebés se les presentó una serie de ejercicios en los que olían a escondidas muestras de heces, pañales sucios de su propio bebé y los de algún otro bebé. Los expertos evaluaron a 13 madres, cuyos hijos tenían entre 6 y 24 meses de edad.

El mismo equipo, pero en la Universidad Macquarie, examinó el disgusto en relación con un aspecto diferente de la intimidad humana: las vistas, sonidos, texturas y olores que emanan de los desechos de los bebés.

El estudio concluyó en que las madres clasificaron el pañal sucio de su propio bebé como menos desagradable que el pañal de otro bebé debido a la familiaridad de los olores, esto es, el “mal olor” no tiene nada que ver la forma de alimentar a sus hijos.