El tamaño del pene: la eterna obsesión de los hombres y la ciencia

         
Por: Redacción



Es un hecho, y nadie como las mujeres para saberlo, que el tamaño del pene es una preocupación constante en la vida de los hombres en occidente. 

La competencia, en la que están inmersos muchos profesionistas y hombres de negocios, no sólo toma forma en aspectos como el dinero y el poder (autos, chicas, casas y viajes), y más recientemente en el cuerpo (la proporción de cirugías plásticas entre los hombres aumenta año con año en el mundo), sino en el tamaño del pene. (Pijamasurf publicó un artículo sobre promedios de tamaño de pene de acuerdo a países).

Los hombres parecen estar más preocupados que nosotras en cuanto al tamaño de su miembro, más que en la capacidad de hacer sentir a la mujer y tener un experiencia de pareja libre y placentera. La televisión, como la pornografía, han puesto un valor sustancial a las dimensiones del miembro viril masculino, así como en el tiempo y las repeticiones del acto sexual, creando una visión ficticia y errada de lo que es la sexualidad y las emociones derivada de ella en la pareja.  Como dicen por ahí, no es el tamaño “but how it rocks the boat”.

Como mujeres sabemos que no hay forma más sencilla de destruir la autoestima de un hombre que hacerle ver que su miembro es, en proporción a los demás, de menor tamaño. Es común que los hombres quiera saber si el tamaño de su miembro es el “adecuado” de acuerdo a su criterio, el cual es, generalmente, el tamaño de los penes de los otros o el del actor de la cinta porno.

Existe un mito sobre cómo saber el tamaño del miembro del hombre sin, obviamente, desvestirlo. Éste mito popular dice que existe una relación entre el tamaño del miembro viril masculino y la extensión de los dedos de la mano.

Curiosamente, hace poco un grupo de investigadores de la Universidad de Gachon, Corea del Su, realizó un estudio a 144 hombres en el que medía cuidadosamente la extensión del pene —erecto y flácido— y, por otro lado, el largo de sus dedos. 

Comparando ambas medidas, los datos obtenidos sugieren que aquellos cuyo dedo índice (el segundo, 2D) es menor al dedo anular (cuarto, 4D), tienen una longitud de pene mucho más extensa.



Así pues los científico escribieron en el Asian Journal of Andrology que “Basados en esta evidencia, sugerimos que la proporción digital puede predecir el tamaño del pene adulto”. 

Ya antes otros estudios han buscado las bases fisiológicas de la llamada “proporción 2D:4D”, encontrando que podría estar relacionada con los niveles de testosterona durante el desarrollo fetal: los hombres poseen dedos índices más cortos que los anulares y, por el contrario, en las mujeres la proporción es igual o el dedo índice es más largo que el anular. Asimismo, en personas lesbianas transgénero de mujer a hombre, existe la tendencia de la “proporción masculina”.

Todo indica que ahora los hombres tendrán una base científica para examinar sus manos, como la de sus amigos y los ex-parejas de sus novias.