Después del matrimonio, las mujeres beben más que los hombres

Investigadores de la Universidad de Cincinnati estudiaron los hábitos de bebida de hombres y mujeres de diferentes estatus sociales, encontrando que, en un matrimonio, son las mujeres las que beben más y los hombres los que menos.



Las explicaciones que el estudio ofrece para este comportamiento es que los maridos —y sus hábitos relacionados al alcohol— tienden a ser una mala influencia sobre sus esposas. Además no suelen detenerlas cuando éstas ya tomaron unas copas de más. Por otro lado, las mujeres no dudan en reclamar a sus maridos que ya no beban tanto.

Aunque estudios en el pasado habían demostrado que las parejas ya casadas beben menos que las solteras, este estudio es el primero que separa a los dos géneros.

Los grupos que se investigaron, a cargo de la socióloga Corinne Reczek, consistieron en miles de personas originarias de Wisconsin. Después, se entrevistaron a grupos de 120 personas casadas, divorciadas, viudas y solteras para determinar sus hábitos.

El estudio en general descubrió que los hombres beben más consistentemente que las mujeres y presentan más problemas de bebida. Sin embargo, al casarse reducen su consumo de alcohol. Si se separan o enviudan, vuelven a aumentarlo. Por otro lado, las mujeres divorciadas o viudas no beben tanto como los hombres. “Esto ocurre porque los hombres inducen sus hábitos en la bebida de sus parejas. Las mujeres divorciadas, al dejar de vivir con sus maridos, pierden esta influencia sobre el alcohol”.

Los investigadores planean seguir estudiando esta relación entre el alcohol y el estatus marital de las personas.