Desayunar pastel de chocolate ayuda a perder peso

¿Suena demasiado bueno para ser verdad? Empieza a creerlo.



La mañana es el mejor momento del día para consumir dulces por varias razones: es cuando el metabolismo es más activo, porque tenemos el resto del día y la noche para quemar esas calorías y porque ayuda a controlar los deseos por golosinas.

Investigadores dividieron en dos grupos a 193 personas obesas, no diabéticas, que siguieron una dieta por 32 semanas. A un grupo le correspondió un desayuno equilibrado de 300 calorías; al otro, el mismo desayuno, pero de 600 calorías pues incluía una rebanada de pastel de chocolate. En total, al día los hombres consumieron 1600 calorías y las mujeres 1400.

Después de 16 semanas, el grupo había perdido 15 kilos por persona, en promedio. Pero durante la segunda mitad del estudio, los integrantes del primer grupo volvieron a ganar en promedio 10 kilos, mientras que los del grupo del pastel de chocolate perdieron todavía otros 7 kilos. (22-5

En pocas palabras, aquellos que consumieron postre durante el desayuno, perdieron en promedio 22 kilos, mientras que el otro grupo sólo 5.

Aunque todos los pacientes consumieron las mismas calorías, “los participantes del primer grupo obtuvieron menos satisfacción y sintieron que no estaban llenos”, dijo la profesora Daniela Jakubowicz, del Wolfson Medical Center. Sus antojos por azúcar los llevaron a salirse de la dieta.

Por otro lado “el grupo que consumió postre en el desayuno experimentó pocos antojos por dulces durante el resto del día”. Esto demuestra que les fue más fácil apegarse a la dieta y mantener la pérdida de peso, sin rebotes.

¿Ya suena más lógico? Un buen desayuno provee de suficiente energía para las actividades del día, para la adecuada función del cuerpo y la mente, ayuda a no sentirnos débiles o de mal humor, a no tener antojos más tarde (recuerda que también la buena actitud es importante para cualquier dieta, para el día a día).

¿Se te antoja probar?