Aprende a explorar la naturaleza con tus hijos desde tu propio jardín

En la actualidad, al estar rodeados de tantos aparatos tecnológicos, se nos ha olvidado que detrás de una ventana o una puerta puede haber un mundo verde que nos puede enseñar muchas cosas. Una reciente encuesta realizada por The Nature Conservancy indicó que el 50% de los adultos piensa que “los niños no pasan el suficiente tiempo al aire libre conviviendo con la naturaleza, es un problema extremadamente o muy grave.”

Que tus hijos convivan con la naturaleza no tiene que ser tan complicado, puedes de muchas formas fomentar este amor por salir al aire libre, correr, gritar y que hagan miles de amigos, a que se pasen toda la tarde frente a la TV o la computadora.

Aquí están algunas ideas:

1.-Construye un huerto

Si tienes espacio en tu casa en el jardín puedes construir, junto con tus hijos, un pequeño huerto donde aprenderán a cultivar vegetales y estarán realizando ejercicio sin que ellos lo percaten y se sientan incomodos.

En este enlace puedes aprender a construir un huerto.

2.- Construye un comedero para aves

Esta es una excelente idea para fomentar la creatividad de tus pequeños, si no tienes espacio en tu casa, busca algún parque cercano a ella y ahí instala el comedero y por un largo rato aprecien a las aves acercarse a comer las semillas. Tomen muchas fotos y luego pueden enseñárselas a sus amigos o familiares más cercanos.

En este enlace puedes ver como crear algunos comederos para aves.

3.- Hagan equilibrio

Busca por toda tu casa cajones que ya no uses o cajas de plástico de diferentes tamaños y ponlas en el patio con una distancia donde tus hijos puedan dar saltos y tratar de mantenerse en equilibrio. Siempre un adulto debe estar con ellos para prevenir cualquier accidente.

4.- Arma un escenario en el parque

Esto lo puedes hacer con varios familiares que lleven a sus hijos al parque, armen un pequeño escenario y monten una obra utilizando las cosas que encuentren en el lugar. Todos los niños y niñas pueden participar levando ropa que ya no usen, algún disfraz viejo y compartan con todos.

Una vez me dijeron que puedes medir la felicidad de un niño al contar los raspones de sus rodillas, correr, gritar, hacer amigos en un parque hará más sociables a tus hijos y tendrán mucha más confianza para realizar cualquier actividad.