Los niños triunfan por su carácter, no por su IQ

 

Roxbury Latin

Para mucha gente, la escuela es tan fácil que cuando salen, se sienten perdidos. Nunca se han enfrentado a un verdadero reto en su vida. A los 20 ó 30 sienten que nunca han tenido una experiencia que les haya endurecido el carácter cuando fueron niños.

Sí, es cierto que los niños se desarrollan mejor cuando, en sus primeros años, sus padres y familiares les dan muestras de afecto, pues mejora su estima, se sienten queridos y seguros.

Sin embargo, conforme empiezan a crecer, los niños deben salir al mundo por sí solos y vencer las barreras que se les presenten, sin ayuda de los padres. A veces se caerán, sí, pero deben aprender que es parte de la vida, y por supuesto, deben aprender a levantarse y seguir adelante.

Muchas escuelas han unificado los exámenes para medir el Coeficiente Intelectual y la cantidad de información que los niños han retenido durante sus estudios. Pero hasta hoy, hay pocos programas para incentivar su perseverancia, curiosidad, creatividad o sus agallas. Eso lo deben formar por sí solos.

“Como padre, me encuentro en un punto en el que me pregunto cómo dar más espacio a mis hijos, y darles más retos y permitirles caerse —a veces literalmente— y no levantarlos y dejar que lo hagan por sí mismos. Y lo que he encontrado —y sé que muchos padres también lo han descubierto— es que a ellos realmente les gusta. Lo que ellos quieren en este punto de la vida es probarse a sí mismos que pueden lograrlo todo, y creo que lo más valioso que podemos hacer por ellos es dar un paso atrás y dejarlos”, dice Paul Tough.