¡Desintoxica tu piel!

Históricamente en el nombre de la belleza hemos hecho lo que sea para vernos y sentirnos hermosas y guapos. Desde que se tiene memoria, en los artículos de belleza hemos usado tanto ingredientes cuestionables como placentas de animales y metales pesados en la época Victoriana, así como ingredientes exóticos como la leche de cabra de los baños de Cleopatra…



La piel es el órgano mas extenso de tu cuerpo, y lo que pones en ella se absorbe por sus poros y entra rápidamente en tu torrente sanguíneo. Si pones algo vivo, natural y lleno de enzimas, ella estará feliz, pero si utilizas tóxicos también los absorberás y tu hígado tendrá que tomarse el trabajo de sacarlos o acumularlos de la misma forma en la que lo haces con los tóxicos que entran por tu boca causando inflamación, enfermedad y envejecimiento prematuro.

Dicen por ahí que si quieres tener una piel sana, joven, suave e hidratada, no deberías untarle nada que no te pudieras comer!

La mayoría de las grandes casas cosméticas utilizan los siguientes tres productos tóxicos. Sácalos de tu vida y verás los resultados!

Parabenos: Los parabenos o parabenes son compuestos químicos que preservan los cosméticos. Son muy efectivos y baratos y prácticamente todo producto de belleza tiene parabenos.

El término parabenos es genérico. Hay varios tipos como metil, propil, etil y butil, o sea en los cosméticos lo leerás como: propil parabeno o (propyl paraben en inglés). El problema con estas sustancias es que penetran la piel y dentro del cuerpo siguen matando bacterias. Como están en tantos productos incluyendo pastas de dientes, shampoo, todas las cremas para la cara, maquillaje, etc. los usamos en proporciones más altas de las estimadas y seguras para nuestra salud. Los naturistas han asociado el uso de parabenos con cáncer, problemas endocrinológicos y hormonales (derivados de la hipertoxemia del hígado), endometriosis, alergias, irritación en la piel, problemas en los fetos y niños pequeños y otros. Aunque no está comprobado, muchas personas están evitando los productos con parabenos. Los productos sin parabenos son relativamente nuevos y claramente especifican “sin parabenos”.

Phthalates: Estas sustancias son usadas en perfumes y fragancias para que el olor dure más. Todo cosmético tiene fragancia aunque no la sientas y por lo tanto tiene ftalatos. Los productos que usan aceites esenciales para dar olor no los tienen. También están en los esmaltes de uñas. Se sospecha que los ftalatos pueden contribuir a problemas de fertilidad en hombres y mujeres, asma, cáncer especialmente en la mama y problemas endocrinológicos entre otros.

Sulfatos: Son los que hacen que los productos de limpieza hagan burbujas: están en los shampoos y detergentes. Las barras de “jabón” que usas para bañarte no son jabón, son detergente y usan sulfatos. Los sulfatos también están en algunos productos de limpieza y limpieza facial. El término sulfato es genérico y hay varios tipos. Los más comunes en cosméticos son lauret sulfato de sodio y/o lauril sulfato de sodio. En inglés sodium laureth sulfate y sodium lauryl sulfate. Cuando entran al cuerpo causan dioxinas, moléculas inestables que pueden causar problemas de salud, irritaciónes y micro inflamación. Las dioxinas son toxinas externas que no pertenecen a mi cuerpo y están asociadas con los aumentos de cáncer en la sociedad.

No podemos vivir en una burbuja aislados de todos los tóxicos que nos rodean, pero si podemos ayudar a nuestro hígado a desintoxicarse por lo menos 2 veces al año!

Carla Perez-Galicia