Añadir leche al té destruye algunas de sus propiedades y beneficios

Después del agua, el té es una de las bebidas más consumidas en el mundo. Lleno de antioxidantes, vitaminas y otros compuestos, al té se le ha relacionado en numerosos estudios por su beneficio al sistema inmune, la reducción de daño celular, la prevención de caries, la regulación de los niveles de azúcar y tal vez mejorías cardiovasculares.

En muchas partes del mundo, se acostumbra a servir el té con leche, pero estudios recientes muestran que añadirle este lácteo puede suprimir varios de sus beneficios.

Por ejemplo, en un estudio publicado en The European Heart Journal, investigadores compararon los beneficios del agua, el té negro y el té con leche. El té negro mejoraba significativamente la función cardiovascular, comparado con el agua. Sin embargo, la leche suprimía este beneficio del té.

Otro estudio sugiere que las proteínas de la leche se adhieren y neutralizan los antioxidantes.

Un estudio más trató de comprobar que estos efectos se limitaban a los productos lácteos. No fue así: la proteína de la leche de soya también tiene el mismo efecto que la leche regular sobre los antioxidantes del té.