¿Pole Dance para embarazadas?

Seguramente has escuchado hablar del Pole Dance y piensas, “me encantaría hacerlo pero ahora con la futura llegada de mi bebé, ya no puedo…”

Hoy que estás embarazada y que estás viviendo una de las cosas más bonitas que le pueden pasar a una mujer, te puedo decir que aunque tu cuerpo está cambiando y piensas “sí es hermoso que voy a tener un bebé, pero me veo… ¡grande!”, hay muchísimas cosas que puedes hacer para cambiar esa mentalidad y convertirte en la embarazada más hermosa que jamás hubiera existido.



Existen  muchas formas de lograr eso; sin embargo ninguna combina la parte fitness con la sensualidad y femineidad como lo hace el practicar Pole Dance. El Pole Dance, o baile en tubo como comúnmente se le llama, no es más que una danza alrededor de un tubo que combina movimientos sexys y un tanto acrobáticos. Hace algunos años esta práctica estaba un tanto mal vista por la sociedad gracias a las películas de Hollywood y a algunos centros nocturnos. Sin embargo, fue en los 90’s, gracias a Fawnia Mondey, que comenzó a practicarse como una disciplina/deporte que, además de brindar beneficios para tener un cuerpo espectacular y estar en forma, hace sentir a las mujeres más sensuales elevando su fortaleza interna y seguridad. De hecho, hay una propuesta para que el Pole Fitness (tubo 100% acrobático) sea considerado como deporte olímpico.

Pero, ¿cómo puedo practicar Pole Dance estando así? Lo primero que te puedo decir es que estás embarazada, ¡más no enferma! Aunque, antes de cualquier cosa, debes consultarlo con tu médico; sobre todo si planeas tomarlo como una disciplina de alto rendimiento ya que, con una clase de 45min de Pole Dance, quemas más de 250 calorías equivalentes a andar en una bicicleta de manubrio fijo durante 1 hora. Si tu embarazo es de “alto riesgo”, definitivamente no debes practicar ni éste ni cualquier otro deporte. Sigue al pie de la letra las recomendaciones del ginecólogo.

Consultando a mamás que ya han pasado por este proceso, comentan que no fue hasta las 20 semanas de embarazo, aproximadamente, que pudieron seguir practicando Pole Dance ya que, para ese entonces, su cuerpo había cambiado mucho y no era lo mismo cargarse con tremendas panzas, además de que sentían que iban perdiendo fuerza conforme pasaban los meses de embarazo. ¡Hazle caso a tu cuerpo! Si te sientes cansada, mareada o simplemente no te sientes a gusto, lo mejor es parar y reposar.

Por otro lado, si tu plan no es tomarlo como una actividad tan retadora e intensa, sino como para aprender algunos movimientos sexys, sentirte más sensual y utilizarlo a tu favor con tu pareja, el Pole Dance no tiene límites…. No tienes que ser “La Experta” para poder mover tu cadera con movimientos redondos, caminar lento alrededor del tubo o jugar con el cabello mientras lo haces. Sentirte sexy es algo natural de cualquier mujer. Créeme, tu novio o esposo ¡¡te lo va a agradecer!! Todo está en la actitud que tomes al respecto. Si te sientes sexy, eres sexy no importa si estás embarazada o no, si eres alta o bajita, flaquita o curvilínea.

Algunos beneficios del Pole Dance son:

– Alivia el estrés, la fatiga, angustia, etc. a través de la producción de endorfinas.

– Eleva el autoestima, haciéndote sentir más segura. Tú y todos los demás lo notarán…

– Promueve la eliminación de toxinas

– Fortaleces todo el cuerpo, mejoras tu figura y la piel

– Ayuda a regular el sueño, porque favorece la producción de serotonina, sustancia que propicia la relajación.

– Estimula el metabolismo y favorece el consumo de oxígeno para una mejor asimilación de nutrientes y quema de grasa.

– Tu pareja estará más que feliz contigo, tu cuerpo y esa chispa que tienen en su relación.

Michelle Weil, Pole Master y Directora de VESPER Pole & Dance Studio

Contacto

Michelle Weil

www.vesper.com.mx

michelle@vesper.com.mx

Tel: 6272-8076 (MX-DF)

Cel: 04455-3034-5814