4 mantras para un día difícil: el cambio está en la reflexión de nuestras acciones cotidianas

El Viernes será Fabuloso



El viernes está cerca. Mientras tanto, podemos pasarla bien. Todo cambia desde la actitud. Ya sabemos que es más cómodo vestir pants y sudaderas al estar en casa, pero el estado de ánimo se levanta inmediatamente si eliges un lindo vestido y te sientes bella. Que todos los días sean días de fiesta. Así que sube el volumen de la música.

 Cuando cambias, el Mundo cambia

Recuerda que tú eres el agente de cambio de tu propia vida. Si algo en el trabajo no te gusta, habla con tu jefe. Si te sientes hasta el límite de estrés y cansancio, toma un descanso, pospón algunas citas que no sean urgentes, no faltes a la clase de yoga (el ejercicio te ayudará a canalizar tu energía; serás más productiva que incluso si hubieras trabajado toda esa hora).

Recuerda también que tú debes ser el cambio que quieres en el Mundo. Si no te gusta que la gente mienta, sea grosera o agresiva, entonces sé honesta, amable y amistosa. No te gusta el tráfico, entonces respeta las señales de tránsito, a los peatones y a los ciclistas. No olvides que tus acciones tienen peso (y también tu falta de acción). El simple hecho de tirar un pedazo de basura en la calle puede provocar que mañana, cuando llueva, se tape una coladera y encuentres inundado el camino a casa.

 

Sé amable, pues cada persona está luchando una dura batalla

¿Por qué a la mayoría de las personas les gusta hablar de lo negativo, criticar a los compañeros, desacreditarlos por sus logros, o sino, burlarse de su apariencia o sus acciones? ¿Cuánta energía se desperdicia en ser negativos?

¿No es más fácil ser amable con los otros, darles buenas palabras y cumplidos? Recuerda que todos pasan por el tráfico, las cuentas, los problemas en casa, las fricciones con la pareja y más. ¿Qué nos cuesta ceder el paso?

 

Om

Si por cualquier motivo se te olvida tu lista de mantras y estás a punto de estallar de estrés y tensión, recuerda tomarte unos minutos, alejada de todos. Tal vez puedes salir a caminar un par de pasos. Recuerda respirar, llenarte de energía positiva, reconectarte con la tierra, y exhalar con un  Om.