¿A quién no le gusta el pan?

Pero se han preguntado, ¿por qué cuando lo comes te inflamas o te sientes pesada? Claro que es delicioso pero resulta que no es tan saludable y menos cuando lo consumimos en exceso: en el desayuno un pan con café, de almuerzo una torta o un sándwich, en la comida de postre galletas o un pastel… son demasiados granos al día. Además ¿se han puesto a pensar en la cantidad de ingredientes que contiene el pan comercial? En un proceso industrial los alimentos pueden perder todos sus nutrientes base (como la vitamina E) y la fibra que necesitamos al consumir estos dichosos y deliciosos panes.

Recuerda que para hacer un pan solo se necesitan 4 ingredientes: harina, levadura, agua y sal. No hay necesidad de agregarle todos esos ingredientes extraños que no se pueden pronunciar. No decimos que el pan sea malo, pero sí sería bueno tomar conciencia de qué tipo de pan comemos. Siempre habrán opciones menos malas que mantengan sus nutrientes y cuiden su calidad.



Si eres como nosotros que pretendemos disfrutar de una pieza de pan ocasionalmente, sería bueno que tomaras en cuenta lo que puede contener un pan comercial:

  • Los conservadores en el pan que se supone debe ser fresco y se consume en pocos días, por lo que no debería de ser necesario el ser tratado con químicos tóxicos para retardar su deterioro.
  • La mayoría de los panes disponibles en el mercado contienen uno o varios ingredientes modificados genéticamente como la lecitina de soya, aceite de soya, aceite de maíz, almidón de maíz o harina de soya.
  • Casi todas las marcas comerciales contienen algún edulcorante añadido y especialmente los panes “light”, que generalmente contienen más azúcar añadida que los demás. No hay nada de malo en querer endulzar nuestro pan integral, pero debes tomar en cuenta que por sí solo ya contendrá este tipo de endulzantes que no son muy saludables que digamos.
  • Los sabores artificiales y colorantes, estos ingredientes están hechos de petróleo y están vinculados a varios problemas de salud como la hiperactividad en los niños, las alergias y el asma.

Ahora bien, siempre existirá una solución más saludable a la que estamos acostumbrados a consumir. Siempre podremos tomar una mejor decisión para mantener una dieta equilibrada que nos dé los nutrientes que necesitamos. Creemos que está bien comer pan de vez en cuando, o que si salimos de viaje, disfrutar de la comida local, pero debes tomar en cuenta que siempre debes elegir lo mejor para mantenerte saludable. Hay opciones de pan saludables y disponibles que puedes encontrar en el mercado.

Pan Ezequiel, de granos germinados es por mucho el mejor, porque son técnicamente verduras hechas pan. Cuando comes un grano que ha sido refinado en harina, el cuerpo lo metaboliza rápidamente como un azúcar, que causa que la insulina en el cuerpo se dispare. Esto puede hacer que aumentes de peso, o seas más propenso a la diabetes y a la inflamación. Por todo lo anterior no es tan buena idea comer el pan de trigo que es en sí de harina blanca refinada.

Si quieres más razones de por qué es mejor un pan de granos germinados, aquí te las decimos:

–       Los granos germinados son más fáciles de digerir que cualquier pan a base de harina.

–       Contienen más vitaminas, minerales y antioxidantes que los granos enteros.

–       Contiene 9 aminoácidos esenciales lo que lo convierte en una proteína completa.

–       No contiene conservadores.

–       No contiene gluten.

–       No contiene aditivos químicos.

Recuerda elegir siempre una opción más saludable a la que ya consumes, que esté elaborada a base de ingredientes orgánicos que no necesitan una vida muy larga por que serán consumidos a los pocos días, mereces un buen pan y sin aditivos que dañan tu salud.

 

Compra todo lo que necesitas dando click aquí