Ser constante y disciplinado: la fórmula perfecta para bajar de peso

Bajar de peso es relativamente fácil, lo que verdaderamente es un reto es mantener el peso ideal, mucha gente logra bajar unos kilos pero al no ser constantes y disciplinados con su alimentación y ejercicios tienden a recuperar o sobrepasar esos kilos quemados, y así sucesivamente se puede bajar y subir de peso.



Un nuevo estudio realizado en la Universidad de Stanford puede enseñarnos un camino para romper con este ciclo vicioso. La pérdida de peso puede ser más duradera, como sugiere el estudio, todo depende de seguir una dieta, ciertos hábitos saludables y mantener una rutina diaria de ejercicios.

Para realizar el estudio se necesito de 267 mujeres, en su mayoría obesas, que fueron divididas en dos grupos. La mitad de las mujeres comenzó un régimen de pérdida de peso de inmediato. La otra mitad, finalmente siguió el mismo régimen, pero fue por primera vez a través de un programa de ocho semanas en las que se cambio su estilo de vida y aprendió a estabilizar su peso.

Ambos grupos de mujeres adelgazaron, en los primeros dos meses, un promedio de 10 kilos. Perdiendo el 9% de su peso corporal. Pero en el transcurso del año, las mujeres que participaron en el programa de ocho semanas recuperaron en promedio tres kilos a diferencia del primer grupo que en su mayoría volvió a su peso y en algunos casos se recupero más peso del que se inicio el estudio.

El programa de ocho semanas fue inusual. No sólo las mujeres recibieron instrucciones de no bajar de peso, aprendieron a controlar el tamaño de las porciones de su comida, saborear sus alimentos, e identificar sustitutos saludables.

Para acostumbrar a las mujeres a las subidas y bajadas de peso que van con la dieta, los investigadores sugirieron disfrutar periódicamente alimentos altos en calorías, como el chocolate, y se les recomendó que cinco días podrían simular unas vacaciones, durante el cual podían comer alimentos altos en calorías y altos en grasas.

Los investigadores explicaron que la esencia del estudio era hacer entender a las mujeres que lo importante no es perder peso rápidamente, si no mantenerse firme en la forma de alimentarse y cambiar los hábitos diarios para así lograr un peso estable y saludable.

Se necesita esfuerzo y responsabilidad para mantener una pérdida de peso, no se puede volver a hacer lo que estaba haciendo antes. Pueden dejarse mimar aquí y allá, siempre y cuando se este dispuesto a tenerlo como parte de un compromiso, concluyeron los investigadores.