Bostezamos desde antes de nacer

El sonograma de la izquierda muestra a un feto de 27 semanas con la boca abierta; el de la derecha, a un bebé de 27 semanas en medio de un bostezo.

Gracias a grabaciones de ultrasonidos, investigadores de las Universidades de Durham y Lancaster encontraron que los prenatales abren la boca de tanto en tanto y vieron que en algunas de esas ocasiones se trata de bostezos.



Los científicos monitorearon a 15 fetos, 8 niñas y 7 niños, de 24, 28, 32 y 36 semanas de gestación. Distinguieron en total 56 bostezos y 27 veces que abrían la boca sin bostezar.

¿Por qué ocurre esto? Aún no se sabe el por qué y para qué bostezan los bebés, así como tampoco se ha llegado a una resolución de por qué sucede en todos nosotros. Lo que sí afirma Nadja Reissland, la autora principal del estudio, es que los bostezos de los prenatales son diferentes al de los adultos.

“El bostezo no implica que están cansados. Puede tener una función en un desarrollo saludable. Conforme se van formando los fetos, dejan de bostezar. Hay algo especial en esta acción”.