El peligro de consumir antibióticos

Los expertos han notado que los organismos están desarrollando más resistencia a los antibióticos. Poco a poco han surgido superbacterias que son difíciles de erradicar, pues ya sólo existen unos pocos medicamentos los suficientemente fuertes como para combatirlos.



Cuando un paciente consulta a su médico por cualquier resfriado común y solicita antibióticos, a la larga está contribuyendo a que su cuerpo pida dosis cada vez más altas de este medicamento. Por ello, sólo deben ser administrados cuando son realmente necesarios.

Es por esto que la Royal College of General Practitioners está distribuyendo panfletos en los que informa cuáles son los síntomas que sí son de riesgo y cuáles no.

La mayoría de los resfriados, gripas, sinusitis, dolor de oídos y de garganta mejoran por sí solos, sin necesidad de estos medicamentos.

Por otro lado, dolores severos de cabeza, vómito, temperatura muy fría, piel pálida, sarpullidos, o mareos sí se encuentran en la lista de síntomas con riesgo. De cualquier forma, lo más prudente es consultar primero al médico. Los antibióticos no son sustancias que se pueden auto administrar.

“Los pacientes que han consumido antibióticos en los últimos 6 meses, tienen el doble de riesgos de contraer una infección con superbacterias resistentes”, afirma la Dra. Cliodna McNulty, de la Health Protection Agency.

Asimismo, se ha encontrado un aumento entre 25 y 60% de las bacterias más comunes resistentes a antibióticos: Klebsiella pneumoniae y E. coli. Esto con datos del European Centre for Disease Control and Prevention.

“Esto es importante porque las infecciones con estos organismos son comunes. Estas bacterias causan un tercio de todas las infecciones en el torrente sanguíneo, es decir, alrededor de 30,000 casos al año”, afirmó David Livermore de la Health Protection Agency.