En esta Navidad regala un terrario hecho por ti misma

Es más cálido recibir regalos cuando se nota que fueron hechos a mano, pues es saber que la otra persona estuvo pensando mucho tiempo en uno mientras lo construía. Esta Navidad ¿por qué no regalar uno de estos hermosos terrarios? Así no alimentamos la cadena de consumo, ni las toneladas de basura en envoltorios.

 



1. Esfera

La mayoría de las esferas tienen la parte superior removible, así que las puedes rellenar con musgo, ramitas de pino, flores secas de diferentes colores, listones, moños… y todo lo que tu mente pueda imaginar.

 

2. Foco verde

¿No sabes qué hacer con los focos que ya se fundieron? O ¿quieres cambiar los focos viejos por unos ahorradores? Por qué no hacer uno de los terrarios más populares. Puedes llenarlo de musgo, ramitas de pino, arena y conchitas, listones, moños, flores secas y un largo etcétera.

 

3. Cajita de mentas

Cualquier cajita metálica es un buen lugar para plantar un jardín. Sólo necesita una pequeña capa de tierra y pequeñas plantas como suculentas. Otra variedad es llenar la cajita con arena y adornarla con pequeñas piedras y conchitas de mar.

 

4. Magnético

Los cactus requieren cantidades mínimas de agua y tierra, así que se pueden crear terrarios muy pequeños, tanto que pueden caber en un imán para el refrigerador.

 

5. Envase boca abajo

Esta forma te permitirá una enorme libertad creativa. Si tu envase es más grande, puedes rellenarlo incluso con figuritas y motivos navideños, una pequeña planta en forma de pinito, pequeñísimas esferas, origami, filigrana, moños, o incluso, una pequeña carta escrita por ti mismo.

 

6. Collar

¿Para qué gastar cientos y miles de pesos en un dije si puedes hacer tú misma un collar? Qué tal llevar este pequeñísimo ecosistema al cuello. Sólo necesitas un recipiente donde pueda crecer una semilla y taparlo con un corcho.

 

7. Anillo de concha

Hay plantas que necesitan tan poca tierra que pueden sembrarse en una concha de mar, la cáscara de una nuez o algún anillo viejo.

 

8. Lámpara

Para un regalo más grande, puedes rellenar una lámpara con pequeñas rocas, tierra y sembrar algunas plantas y flores. Sólo recuerda utilizar un foco ahorrador, para que no se sobrecalienten las hojas.

 

9. Botella

En lugar de regalar una botella con un velero, rellénala con tierra, musgo y tal vez cactus. Puedes ir a un local donde te corten las botellas, o si lo hace tú mismo, recuerda limar bien los bordes.

 

10. Juguete reutilizado

La mayoría de los juguetes son huecos, así que se les puede dar una segunda vida a los que están arrumbados y ya no se usan. Para este terrario recomendamos mejor una planta frondosa o un aloe.