¿El té verde puede ayudar a quemar grasas?

Uno de los componentes clave del té verde es Epigallocatechin gallate, o EGCG, un poderoso antioxidante. Se cree que también puede reducir el aumento de grasas y ayudar a quemarlas. El problema es que en sólo una taza de té no existe suficiente EGGE como para que exista un efecto.



Un estudio publicado en The Cochrane Database of Systematic Reviews analizó una docena de análisis aleatirios que duraron tres meses, y encontraron que beber té verde no tenía efectos significativos en la pérdida de peso.

Otro estudio, publicado en Medicine & Science in Sports & Exercise, utilizó en su lugar extractos de té verde, con altas concentraciones de EGCG. Analizó tres grupos de adultos, uno consumió el extraco dos veces al día (el equivalente a 8 tazas de té verde), a otro un placebo y al tercero por seis días un placebo y el séptimo día el extracto. Al inicio y fin de la semana, los hombres hacían rutinas en bicicletas estacionarias con una intensidad suficiente como para inducir a la oxidación de las grasas. Sin embargo, tampoco se notaron diferencias significativas entre los tres grupos.