Médicos navales detectan síntomas de depresión en mujeres que dieron a luz en combate

Después de que el Secretario de Defensa de los EEUU, Leon Panetta, dio el visto bueno a una orden oficial que permita a las mujeres servir en las líneas de combate, muchos celebraron la decisión considerándola una victoria para la igualdad entre hombres y mujeres. Sin embargo, muchos expertos siguen cuestionando la iniciativa del secretario por considerarla una acción extremadamente arriesgada para el género femenino.



Partiendo de dicho debate, el Centro Naval de Investigación en Salud de San Diego, decidió dar un par de recomendaciones a las mujeres en la materia: tomando en cuenta que la depresión post parto es un mal cada vez más común en la actualidad, insta a las mujeres a no enrolarse poco tiempo después de haber dado a luz, ya que estar en combate solo incrementaría las probabilidades de ansiedad y depresión.

Después de haber llevado a cabo una investigación en los campos de entrenamiento, descubrieron que las mujeres enroladas que acaban de ser madres tendían a desesperarse y caer en depresión fácilmente; curiosamente, aquellas que realizaban servicio en la Fuerza Aérea resultaron menos propensas que las que están en la Fuerza Armada y el ejército.

Si bien fue un estudio de género que abarcó solamente al ala femenina del ejército, los resultados dan para pensar en la otra cara de la moneda: ¿qué pasa con los hombres que acaban de ser padres y son mandados al frente?, ¿serán ellos igual de propensos a la depresión? En caso de ser así, ¿cómo puede la Secretaría de Defensa de los EEUU apoyar a los nuevos padres del tal manera que puedan preservar su salud mental y dejarlos en condiciones de regresar bien con sus hijos?

[Mother Nature Network]