Descubre por qué esta madre decidió comprarle marihuana a su hijo de 12 años

La marihuana, satanizada y reducida a problemas de dependencia, es una las plantas psicoactivas más polémicas en la actualidad. Anteriormente se le consideraba como medicina tradicional encargada de reducir los dolores físicos (y hasta anímicos). Eventualmente, ante la restricción de una moral inquisitiva y las consecuencias derivadas del abuso de esta planta, la marihuana se relacionó con lo nocivo, lo pernicioso y la inestabilidad. 
¿Cuántas madres no se ha visto sufrir por la adicción de algún ser querido a la marihuana? ¿Cuántas grèves no han convulsionado al estado para prohibir el uso (i)legal de esta planta?
La adicción a la marihuana es la suma de un conjunto de factores, entre los cuales entran en el juego del riesgo el emocional, el genético y el psicológico. Es decir que no todo el mundo cuenta con los factores riesgo para sufrir de los efectos de esta adicción. 
Por el otro lado, hay numerosas personas que consumen esta planta con fines terapéuticos, entre ellos niños y adultos diagnosticados con epilepsia, migrañas, tumores, enfermedades crónicas, Alzheimer, glaucoma, desórdenes emocionales y déficit de atención, esclerosis múltiple, el síndrome premenstrual, entre otros.
Un ejemplo de este tipo de pacientes es Matthew, quien alrededor de los dos años fue diagnosticado como autista con desórdenes convulsivos. Para reducir los síntomas dolorosos de esta condición, su madre (conservadora) intentó todo tipo de medicamentos. El resultado: Matthew estaba más ausente, dormía todo el tiempo, sufría de náuseas y dermatitis. 

Para Matthew, y otros pacientes, la marihuana se convirtió en el único recurso para reducir el dolor generado por la enfermedad. Bastó con introducir un poco de esta planta medicinal en unas galletas para que los dolores se redujeran, las sonrisas regresaran y sus habilidades cognitivas se reforzaran: 



Ingredientes: 2 ¼ taza de harina, 1 cucharadita de bicarbonato de sodio, 1 cucharadita de sal, 1 taza (o dos barras) de margarina o mantequilla, ¾ taza de azúcar granulada, ¾ de azúcar mascabada, 1 cucharadita de extracto de vainilla, 2 huevos, 1 ¾ de chispas de chocolates, 1 taza de nueces o almendras, marihuana en moderación. 

Instrucciones: Precalienta el horno a 190°C. Combina la harina, el bicarbonato de sodio y la sal en un tazón. Derrite la mantequilla, juntándola con los dos azúcares y el extracto de vainilla; mézclalos hasta conseguir una masa cremosa. Añade un huevo a la vez, batiendo bien cada uno. Gradualmente, mezcla todo en un tazón, agregando las nueces, los trozos de chocolates y la marihuana. Coloca la masa en pequeñas bolas sobre las bandejas, e introdúcelas al horno. Deja que las galletas se horneen entre 9 y 11 minutos, o hasta que adquieran una tonalidad dorada. Listo. 

 Fotografía principal: lamarihuana

Por cierto, ¿sabes cuántas personas han muerto por una sobredosis de marihuana? ninguna, porque no es posible. Dale click aquí para mayor información.