Tener juguetes de peluche no es signo de inmadurez en adultos

Si conoces a una persona adulta y autosuficiente, pero al conocer su cuarto encuentras que tiene una docena de peluches, ¿te alejarías? No hay razón: un estudio reveló que estos peludos animales no reflejan inmadurez ni son una señal para dudar sobre nuestra salud mental.



Estudios pasados creían que los dueños de animales de juguete eran más propensos a presentar un desorden de personalidad.

Pero ahora, investigadores estudiaron la regulación de emociones, desde fisiológicamente, hasta con aplicaciones de test de inmadurez psicológica. Los resultados fueron publicados en Journal of Adult Development, en septiembre de 2012.

Aunque “algunas personas podrían asumir automáticamente que un adulto que tiene animales de juguete sea un indicador de la inmadurez del dueño, no hay una asociación de esta posesión con su regulación de emociones y su madurez”, afirman las conclusiones del estudio.

Así que, siéntete libre de conservar tus juguetes y peluches, pero tal vez quieras mantener a la mano una copia de este artículo. Aún existen muchos prejuicios que no se romperán fácilmente. 

[scientificamerican]