Para saber más acerca de los hombres, hay que saber qué es la testosterona

Nuestra cultura ha dotado a la mujer de algunas cualidades exóticas –misterio, conocimiento secreto, profundidad– todas muy atractivas. Esto es muy fácil de explicar. Por mucho tiempo la voz femenina ha estado marginada.

Los hombres, en contraste, son mucho más directos, incluso sus características sexuales primitivas son más obvias. Pero tenemos que aceptar que las mujeres también estereotipamos a los hombres.



En realidad los hombres son tan complicados como las mujeres en cuanto a su mecánica sexual, fluctuaciones hormonales y fluctuaciones cerebrales. Aquí hay 5 hechos interesantes acerca de la sexualidad masculina.

 

1. “Yo no soy gay pero mi novio sí”

La sexualidad masculina no ocupaba el mismo rol en la Roma antigua que el ocupa ahora. No estaba definida por la preferencia sexual, la importancia radicaba en si se era pasivo o activo. El sexo se trataba más de status social que de cualquier otra cosa. N.S. Gill on en About.com reporta que los hombres importantes siempre eran activos e iniciaban la penetración. La percepción que los demás tuvieran de la masculinidad de alguien no dependía de si éste se acostaba con mujer u hombre, esclavo o libre, esposa o prostituta, mientras un hombre hiciera la penetración, su masculinidad no estaba puesta en duda, mientras que quien recibía la penetración, era visto como sumiso, actitud ligada con las clases bajas, las mujeres y los esclavos.

 

2. Hacer de ti un hombre.

Sigamos hablando de la testosterona o T, porque no hay discusión acerca de la sexualidad masculina sin ella, es quien hace a los hombres hombres. La testosterona bajo ciertas condiciones estimula el crecimiento de los órganos masculinos en los embriones y una vez que crea a un varón, no lo abandona y eventualmente lo dota con una voz grave, lo provee de vello y hace sus músculos más grandes. También le da el órgano más importante: los testículos que producen testosterona, aunque ésta no es regulada en ellos sino en el cerebro, en el hipotálamo y en la glándula pituitaria.

Ahí está un poco de la tecnología de la testosterona, de la cual hace menos de 100 años no se conocía. El profesor de Harvard Abraham Morgentaler escribe en Testosterone for Life que “Durante miles de años, los granjeros se habían dado cuenta de que castrar animales domesticados los hacía infértiles, más dóciles y reducía su actividad sexual. Ellos no sabían, sin embargo que estaban reduciendo una sustancia en específico, porque la testosterona no se descubrió sino hasta 1930”.

 

3. T para dos

Si quieres escuchar o leer sobre una historia increíble acerca del poder de esta hormona, mira el Testosterone episode of This American Life in 2002, en el que el productor Alex Blumberg entrevistó a Griffin Hansbury, quien cambió de sexo de mujer a hombre, 5 años antes de que la historia fuera producida. La primera inyección de testosterona que recibió Hansbury fue enorme, dándole dos veces la cantidad de testosterona que normalmente circula en el cuerpo de un hombre con testosterona alta. Los cambios fueron rápidos incluyendo un líbido arrebatador y un repentino interés en la ciencia. Hanbury dice:

“…No puedo decir que fuera la testosterona. Todo lo que puedo decir es que este interés sucedió después de la inyección. Me interesé más en la ciencia, comencé a entender la física de una forma en la que nunca antes lo había hecho.”

 

4. Bye bye testosterona

A veces la testosterona declina, generalmente en la madurez. Cuando lo hace, experimenta algo muy normal a la menopausia, sólo que en la mujer es más evidente porque deja de menstruar. Se llama andropausia, y los síntomas –deseo sexual bajo, fatiga, falta de interés en el trabajo y en los hobbies, cambios de humor, pérdida la masa muscular, aumento de temperatura– a menudo son confundidos con achaques de la edad.
Damon Raskin, un internista subespecializado en los problemas de salud de los hombres y es el supervisor de Ageless Men’s Health.com dijo en una entrevista que la disminución de testosterona afecta a algunos hombres más que a otros. E incluso jóvenes pueden experimentar disminución repentina de la misma, a veces por causas genéticas, a veces por diabetes o por abuso de opiáceos.

“A cierta edad es normal que la testosterona de un hombre disminuya, algunos son mucho más sensibles a esto que otros”, dice Damon Raskin. Un simple análisis de sangre puede revelar si se tiene la testosterona baja, entonces se puede obtener una terapia para aumentar la testosterona, generalmente con gel, parche o inyección.

Algunos de los síntomas de testosterona baja también pueden confundirse con depresión. Raskin dice: “Cuando veo a un paciente que viene pensando que puede estar deprimido, examino los niveles de testosterona en su sangre, checo su tiroides, veo si está anémico.”

 

5.Un pequeño apretón perdura.

Antes de que llegues a la madurez deberías saber algo: los ejercicios kegel no son sólo para mujeres.

Los kegel son ejercicios que contraen la pelvis para que puedas llegar agraciadamente a la vejez con menos preocupaciones de incontinencia y tus órganos internos se mantengan. Se hacen contrayendo los músculos pélvicos y pueden hacerse en casi cualquier lugar.

La razón por la que los hombres deben hacer kegels es porque previene problemas de la próstata, de disfunción eréctil y de eyaculación temprana.