¿Por qué la educación pública ha perdido calidad y prestigio?

Noam Chomsky, en su libro Power Systems: Conversations on Global Democratic Uprisings and the New Challenges to U.S. Empire explica las técnicas que ha empleado el sector de poder estadounidense para mermar la educación en este país, estos esquemas podrían ser tomados por otras naciones como modelo para proceder de la misma forma.



Una de las personas que ha tenido mayor impacto en la situación actual de la educación norteamericana es Lewis Powell, un abogado corporativo que solía trabajar para la industria tabacalera, quien en los años 60 escribió un memorándum titulado “The Attack on the American Free-Enterprise System”, que más tarde Richard Nixon dio a conocer a la Suprema Corte.

En dicho documento Powell indentifica a quienes, ante sus ojos, eran criminales que amenazaban la empresa del sistema liberal. Uno era Ralph Nader, con sus campañas de protección al consumidor; el otro “criminal” era Herbert Marcuse, transmitía ideas marxistas a los jóvenes de la nueva izquierda, que según Powell, s. Según Powell,  estos dos sujetos representaban una amenaza para la libertad.

Powell argumentó que los campus de donde emanaba la crítica vivían de los fondos generados por los negocios estadounidenses. Y por esto, era necesario que los líderes de negocios se organizaran contra amenaza del marxismo.

En los 60 los grupos sociales vulnerables (mujeres, minorías, viejos, campesinos, obreros) intentaron que sus demandas permearan a la política y la prensa. El sector corporativo, bajo el argumento de proteger el interés nacional, argumentó que para proteger el interés nacional,  los jóvenes debían ser propiamente adoctrinados.

Chomsky apunta que algunos de los medios para este adoctrinamiento, son:

Privatizar todas las universidades y que sólo los adinerados puedan pagarlas. En Estados Unidos las oportunidades educativas del sistema público están siendo modificadas lentamente para reducir la educación a un entrenamiento técnico.

Aun los costos de las universidades privadas aumentan. La deuda que adquieren los estudiantes con el gobierno rebasa el trillón de dólares, cantidad que supera la deuda de las tarjetas de crédito en Estados Unidos.

Otra estrategia es eliminar los programas universitarios que resultan caros para el gobierno. Las universidades estatales han suprimido paulatinamente sus programas en ingeniería, enfermería e informática, campos en los que hay trabajo pero de alto costo.

En Florida, el gobernador eliminó estos programas y aumentó el presupuesto para el equipo de football, que produce ingresos públicos, por lo que fue una iniciativa educativa válida.

Cuando se quiere privatizar algo el primer paso para lograrlo es empobreciendo, quitando los fondos. Eso lo que ocurre con las escuelas norteamericanas, para salir de los problemas económicos, se privatizan.

Otro problema son los métodos de educación, que se han reducido a transmitir conocimiento a los estudiantes como si éstos fueran un recipiente que hay que llenar. Cuando lo que debería hacerse es promover el descubrimiento y aumentar la capacidad creativa, no obligar a la memorización.

[AlterNet]