¿Cuál es el riesgo de daño cerebral por cabecear un balón?

Mientras que se han llevado a cabo varios estudios que analizan los daños causados por concusiones cerebrales en atletas que practican boxeo y fútbol americano, hay pocos estudios que investigan los posibles daños del fútbol soccer. Un estudio conducido por la Universidad de Texas buscaba identificar los posibles riesgos a los que se exponen los jugadores de fútbol.



El estudio fue llevado a cabo por el centro de Ciencias de la Salud de la Universidad en Houston y buscaba ratificar si pequeños golpes a la cabeza (como cabecear un balón) causan daños a corto y/o largo plazo. Hasta hace poco había sido difícil crear un examen corto y pragmático que los investigadores pudieran aplicar a los jugadores inmediatamente después de una práctica o un partido, sin embargo con la popularización de los iPads esto dejo de ser un obstáculo.

El estudio conducido por la Doctora Anne B. Sereno siguió el desempeño de un equipo de fútbol femenil y un grupo de niñas de la misma edad que practicaban deportes pero no de contacto. Decidieron seguir al equipo femenino ya que después de jugadores de fútbol americano, jugadoras de fútbol soccer femenil sostienen el mayor número de concusiones.

Los resultados del examen cognitivo eran muy claros, aquellas futbolistas que habían cabeceado más veces la pelota tenían resultados más bajos en el examen. Más allá, aquellas jugadoras que llevaban más tiempo practicando el deporte y por lo tanto habían recibido más golpes a la cabeza obtenían los resultados más bajos, de manera que la jugadora que llevaba más años practicando el deporte también fue la más lenta en el examen.  Y como grupo, las futbolistas obtuvieron resultados un poco más bajos que los del grupo de control, sugiriendo algún tipo de impedimento cognitivo.

Aparte del examen cognitivo, ninguna de las jugadoras experimentaba problemas en la escuela lo cual podría significar que el efecto podría ser transitorio. Además, ya que el estudio no aplicaba el examen un tiempo después de las prácticas no hay datos que prueben o no si el efecto podría no ser transitorio.

Por el momento, para aquellos que practiquen el deporte o tengan hijos o hijas que lo practiquen no hay motivo alguno para alarmarse, la Doctora Sereno explica “En este punto, no sabemos cuáles son los riesgo o si hay riesgos.” Razón por la cual planean continuar con la investigación para determinar si los efectos son permanentes o no.

El deporte, como toda actividad física debe hacerse con cuidado, de manera que practicarlo será seguro siempre y cuando se evite hacerlo agresivamente.

[New York Times]