Adolescentes regresan bolsa con más de 80 mil dólares dejada en un tren

En un acto de profunda honestidad y que demuestra que, a final de cuentas, las posesiones materiales son más bien triviales y superfluas, un par de adolescentes noruegos devolvieron una bolsa olvidada en un tren que contenía poco más de 460 mil coronas (poco más de 80 mil dólares).



Mientras viajaban en el tren que va de Oslo a las regiones surestes de Noruega, los jóvenes notaron el extraño paquete. Al acercarse y abrirlo encontraron, para su sorpresa, una enorme cantidad de dinero. Su primera reacción, según declaró uno de ellos a un periódico local, fue avisar a la policía.

Una revisión más exhaustiva reveló que junto con el dinero venía el pasaporte de un hombre mayor, septuagenario, a quien al parecer pertenece la bolsa de dinero. La policía espera desde el pasado jueves que este se aparezca para recoger el dinero.

Sobre el origen de este, la policía no sospecha ilegalidad; y sobre si los jóvenes recibirán algún tipo de premio por su honestidad, tampoco se sabe. Pero, como en otros casos de este tipo, vale la pena recordar la sentencia del poeta inglés John Dryden: “La virtud es su propia recompensa”.

[Huffington Post]