El primer viaje al espacio relatado para niños en un libro de los años 50

Jeanne Bendick escribió e ilustró más de cien libros de ciencia y tecnología para niños en la década de los 50. Para esta autora la importancia de su escritura radicaba en provocar cuestionamiento en los niños: “Una parte importante de mi trabajo es hacer que aquellos lectores pequeños se den cuenta de que todo está conectado con todo, la ciencia no es algo apartado. Es parte de la vida cotidiana. Siempre ha sido de esa manera. Las cosas que los primeros científicos aprendieron fueron los cimientos para quienes llegaron después. Algunas veces aceptaron sus ideas, otras las cuestionaron y las retaron. Quiero involucrar a los lectores directamente en el texto para que se hagan preguntas a sí mismos e intenten responderlas. Si no pueden hacerlo, no importa. Las preguntas son más importantes que las respuestas. Si yo fuera hada madrina, mi regalo a todos los niños sería la curiosidad”.

En 1953, media década antes de la carrera espacial y el optimismo cósmico, 16 años antes de que el humano pisara la Luna, Bendick demostró ser una visionaria, escribió e ilustró The First Book of Space Travel, una exploración al universo en la que las explicaciones de Física y sus detalladas ilustraciones dejan al lector en la intersección entre rigurosidad y curiosidad.



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Antes de que Sally Ride, la primera mujer estadounidense en el espacio, compartiera su experiencia de cómo es ser lanzado al espacio, Bendik ilustró lo mismo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

15 años antes de la aparición del revolucionario traje Apollo, Bendik presentó un diseño sorprendentemente parecido.

 

 

 

 

 

 

 

 

[brain pickings]