Beber moderadamente durante el embarazo no es perjudicial para el bebé, según estudio reciente

De acuerdo a un estudio publicado en An International Journal of Obstetrics and Gynaecology (BJOG), no hay diferencia alguna en el desarrollo de niños cuyas madres bebieron alcohol durante el embarazo.

El estudio siguió el desarrollo de 10,534 niños británicos, cuyas madres habían bebido poco o nada durante su embarazo. Había muy poca diferencia entre los dos grupos, señalando que las indicaciones del gobierno británico que permiten que las mujeres embarazadas tomen una unidad de alcohol hasta dos veces a la semana son correctas, aunque en primera instancia se les recomienda que no beban nada de alcohol.



La profesora Yvonne Kelly, co-autora del artículo publicado en el BJOG explica que “Aunque sabemos que beber mucho durante el embarazo tiene consecuencias perjudiciales, es muy poco probable que beber cantidades pequeñas tenga impacto alguno”.

Otro autor del artículo, John Thorp, advierte que “cualquier mujer que se sienta preocupada en cuanto a las cantidades que pueden tomar deberían tomar la opción más segura y abstenerse de beber alcohol durante el embarazo.”

El estudio siguió a madres con hijos que habían nacido entre el 2000 y el 2002. A los 9 meses del nacimiento se les preguntaba si habían consumido alcohol durante el embarazo: el 53% dijo que no y el 23% dijo que habían bebido muy poco. Cuando los niños tenían 7 años se les pidió a los maestros y a los padres que evaluaran su comportamiento social y emocional, incluyendo hiperactividad y problemas de atención, también se analizaban sus habilidades cognitivas.

Los resultados encontraron que niños cuyas madres habían bebido durante el embarazo tenían menos problemas conductuales y mejores habilidades espaciales y de lectura. Algunos científicos han especulado que esto se debe a que mujeres que beben poco tienden a venir de clases sociales privilegiadas y tienen una formación educativa mejor, lo cual se refleja en sus hijos.

Es importante destacar que aunque beber poco no parece dañar el desarrollo temprano de un niño, todavía no hay evidencia que demuestre que esto sea beneficial tampoco. Los científicos responsables del estudio buscan extender su investigación y ver cómo afecta el desarrollo a medida que los niños van creciendo más para así determinar el tipo de influencia que beber durante el embarazo puede tener en un niño.

Otro aspecto que le faltó estudiar a los investigadores era el coeficiente intelectual de los niños. Ya que consumir sustancias que alteran los niveles químicos del cuerpo podría afectar el desarrollo del sistema nervioso de un feto es una variante que valdría la pena estudiar. 

Mientras que a algunas mujeres embarazadas seguramente se les antoja beber una copa cuando salen con amigas o en reuniones sociales, muchas están conscientes de que lo  mejor que pueden hacer es evitar el alcohol. El estudio sin embargo es un poco reconfortante ya que indica que una o dos copas de vez en cuando durante el embarazo no serán notablemente perjudiciales al desarrollo de sus hijos. Sin embargo, la opción más segura sigue siendo la abstinencia total durante el embarazo.

 [BBC]