Estudio relaciona el ruido de los automóviles en las ciudades con la hiperactividad infantil

Aunque la vida en las grandes ciudades está asociada con ventajas notables, paralelamente se encuentran otras circunstancias que poco o nada benefician a quienes residen en la metrópoli, las cuales casi siempre afectan su bienestar y su salud general.

Recientemente un estudio realizado por investigadores del Helmholtz Zentrum München, especializado en salud ambiental, encontró que el ruido excesivo que generan los autos de una ciudad incrementa hasta en un 28% la probabilidad de que niños desarrollen síntomas de hiperactividad y déficit de atención, esto en comparación con aquellos pequeños que no se encuentran expuestos a dicha variable.

El estudio tomó en cuenta a 900 niños de 10 años residentes en Múnich, una de las ciudades más industrializadas de Alemania. Además de medir el ruido que desde el exterior llegaba a las paredes sus hogares, los padres tuvieron que responder un cuestionario sobre el comportamiento de sus hijos.

Según los resultados, niños expuestos a niveles elevados de ruido presentaron el doble de inclinación a síntomas como la preocupación excesiva o la aprehensión que aquellos que vivían en casas mucho más silenciosas. Asimismo, los primeros tendían a conciliar el sueño y mantenerse dormidos con mayor dificultad.

En la investigación, dirigida por Carla Tiesler, también se tomaron en cuenta otros factores como el ingreso económico de la familia y las actividades habituales de los niños, que según otros estudios también influyen directamente en el comportamiento de estos, por lo cual no es conclusivo, pero sugiere la incidencia del ruido automovilístico como un elemento que genera estrés innecesario.

[MNN]