Mamá dibuja más de 2 mil ilustraciones en las servilletas del lunch de su hijo (FOTOS)

Una de las propiedades más generosas del amor es que es capaz de convertir el objeto más simple, la situación más trivial, en un tesoro invaluable, un recuerdo que se conserva para ya no olvidarse jamás, un gesto que nos acompaña por el resto del día (y aun de la vida) como un talismán que da sentido a nuestra existencia.



En cierta forma esto queda demostrado en las más de 2 mil servilletas que la artista Nina Levy convirtió en ilustraciones portátiles, emotivas en la medida en que fueron dibujadas para sus hijos Archer y Ansel para el almuerzo que diariamente llevaron durante los 6 años que asistieron a la escuela primaria. Una servilleta que, desechable de origen, se convirtió así en uno de esos bienes tan característicos de la infancia: simples pero significativos, algo cuyo valor puede comprender nadie más que el niño que lo guarda para sí.

Los motivos de los dibujos son las caricaturas que usualmente ven los niños: superhéroes y personajes de videojuegos en su mayor parte, pero pasados por el filtro del amor materno, expresado en este caso en deseos de bienestar para los pequeños: “Que tengas un buen almuerzo, Ansel”, escribió Levy en algún lugar de la servilleta, coronando estas obras que por su solo valor sentimental se han ganado su sitio en ese museo íntimo que cada uno levanta con sus propias experiencias.

 

 

[Geeklogie]