¿Facebook está pasando de moda? Sobre cómo los adolescentes perciben las redes sociales y sus usos

Las redes sociales se han vuelto una parte esencial de la vida actual y nos han presentado una increíble oportunidad para mantenernos en contacto con nuestros seres queridos. Lamentablemente, esta misma habilidad de abrir las puertas al mundo significa que en muchos casos estamos abriendo las puertas de nuestra vida personal al mundo también, y no todos en él tienen buenas intenciones.  Es posible que los más vulnerables a esta sobre-exposición global a través del internet son los niños y adolescentes que usan estas redes constantemente, sin embargo un estudio reciente ha demostrado que los adolescentes aprecian su privacidad, por lo que se han vuelto más críticos en cuanto al uso de redes sociales.

El estudio realizado por el Pew Research Center señala que aunque los adolescentes siguen usando Facebook, realmente están hartos de la red social porque la consideran demasiado dramática y menos interesante que Twitter o Instagram.

El estudio aplicó una encuesta a 802 adolescentes (edades de 12 a 17) para analizar sus hábitos en las redes sociales y encontró que aunque los adolescentes usan la red social para mantenerse al tanto de todos los chismes, muchos sienten que es más una obligación social que un placer usar la página. Esto se debe a dos razones principales:

  1. Sus padres tienen Facebook, lo que significa que no es tan privado por lo que ha dejado de ser una plataforma que los adolescentes sienten es exclusiva y absolutamente suya, según una adolescente de 19 años “Por eso uso Twitter e Instagram [en vez de Facebook], mi mamá no los tiene.”
  2. Es demasiado dramático. Según una adolescente de 14 años ya que “Facebook puede ser divertido, pero también es un núcleo de drama… las personas implican cosas y dicen cosas, hasta con darle ‘like’ a algo, cosas que no dirían en la vida real”.

El descontento de los adolescentes con la red social se ve reflejado en los siguientes hábitos:

  • Borran, mienten y bloquean: alrededor del 75% de usuarios de Facebook (no sólo adolescentes) ha purgado su página de Facebook de personas indeseables, un 58% ha editado o borrado contenido que han compartido y el 26% ha mentido para tratar de proteger su privacidad. De los adolescentes que usan Facebook un 39% ha mentido sobre su edad y de acuerdo con el estudio “los niñas tienden a borrar más amigos que los niños (82% vs. 66%), y también bloquear a personas (67% vs. 48%)”.
  • Usuarios súper activos en Facebook también lo son en otros sitios: Adolescentes con grandes cantidades de “amigos” en Facebook tienden a tener más perfiles en otros sitios en comparación con sus compañeros: el 46% de chicos con más de 600 amigos en Facebook tienen Twitter, y el 12% de los mismos tienen una cuenta en Instagram. En contraste, tan sólo el 21% de adolescentes con menos de 300 amigos tiene Twitter y, solo el 21% de estos tiene Instagram.
  • Los adolescentes tienen cientos de amigos, pero no los conocen a todos: el adolescente promedio tiene 300 amigos, (las niñas tienen en promedio 350 y los niños 300). El 70% de los adolescentes son amigos con sus padres (y de estos sólo el 5% cambia su privacidad para que no puedan tener acceso completo a su información), el 30% con maestros o entrenadores, y el 33% con personas que nunca han conocido en persona.
  • Buscan cuidar su privacidad: el 60% de los adolescentes en Facebook dicen que han checado los ajustes de privacidad de su cuenta en el último mes —un tercio de estos en la última semana. La mayoría de ellos (el 60%) tiene su perfil en privado, mientras que el 14% lo tiene completamente abierto.
  • Sin embargo, comparten información personal: Aquellos adolescentes con más amigos tienden a compartir más detalles de su vida personal. El 21% de ellos comparten su número de celular, el 63% comparte su estatus de relación y el 54% comparte su correo electrónico. El 17% de ellos comparte su locación cuando postea algo y el 18% admite haber compartido algo de lo cual se arrepintieron después.
  • Lo disfrutan pero también han sido contactados por pervertidos: el 17% de adolescentes contactados por Pew dicen que han sido contactados por desconocidos en una manera que los hace sentirse incomodos o con miedo. Sin embargo, por otro lado el 57% de ellos dice que han tenido una experiencia en línea que los hace sentirse bien consigo mismos y el 37%  se ha sentido más conectado con alguien más en línea.

Mientras que es admirable que adolescentes puedan decidir, tras un análisis crítico, usar las redes sociales que más se adaptan a sus necesidades, muchos de ellos las perciben como una obligación. Todos (no sólo los adolescentes) debemos de recordar que una red social no es una obligación, nosotros decidimos qué tan importante es en nuestras vidas, y tenemos la libertad de decidir cuando los riesgos a los que no exponemos ya no valen la pena.

Con información de The Huffington Post