Correr o caminar: ¿Qué es más efectivo para mantenerse saludable y en forma?

         
Por: Redacción



Correr y caminar son las actividades físicas que más gente practica. Se ha discutido durante mucho tiempo si una es mejor que la otra pero en realidad, elegir la óptima depende de las metas que se tengan.

Por ejemplo, se busca controlar peso, la actividad que tiene que hacerse es correr. En un estudio de la universidad de Berkeley, publicado el mes pasado en Medicina & Science in Sports & Exercise, investigadores compararon datos de entrevistas a 15, 237 caminadores y a 32, 215 corredores.

Se les preguntó a los participantes acerca de su peso, circunferencia de la cintura, dietas y constancia y millaje de su ejercicio preferido. Las preguntas se hicieron al inicio del estudio y 6 años después.

Casi todos los corredores eran más delgados que quienes se dedicaban a la caminata y durante los años mantuvieron su masa corporal y su cintura mucho mejor que los caminadores.

La diferencia fue particularmente notable entre participantes de más de 55 años de edad. Los corredores en esta rango de edad, quienes no corrían tan seguido y generalmente gastaban más calorías por semana que los caminadores de su edad.

No se sabe con certeza por qué correr ayuda más a mantener el peso que caminar. Pareciera obvio que correr quema más calorías por hora que caminar pero en el estudio de Berkeley y en otros, aún cuando el gasto de energía era semejante entre corredores y caminadores, los corredores mantienen mejor su peso.

En un estudio hecho el año pasado por la Universidad de Wyoming, fueron analizadas 9 corredoras y 10 caminadoras y se observó que las últimas tenían más apetito después de sesiones de ejercicio, y en promedio consumieron 50 calorías más de lo que habían quemado en sus sesiones.



Las corredoras, comieron 200 calorías menos de las que habían quemado. También mostraron tener mayores niveles de una hormona llamada YY péptido, que suprime el apetito.

Sin embargo varios estudios muestran que caminar puede ser tan valioso como correr, y en algunos casos, mejor. Un estudio reveló que tanto corredores como caminadores disminuyen el riesgo de desarrollar cataratas.

Otro estudio que también tomó datos de corredores y caminadores,  mostró que los caminadores disminuyen más que los corredores, riesgo de diabetes, enfermedades del corazón, colesterol malo y riesgo de presión alta.