Investigación de Harvard concluye que la leche y los lácteos no son alimentos saludables

Por mucho tiempo se ha creído que la leche y sus derivados son alimentos especialmente importantes en la dieta cotidiana, especialmente en las primeras etapas de la vida en que se consideran una de las principales fuentes de calcio para el buen desarrollo del sistema óseo y otras funciones del cuerpo.

Sin embargo, no menos cierto es que en años recientes han aumentado las sospechas sobre los beneficios reales de los lácteos, en especial cuando su consumo se extiende más allá de la niñez.

Hace unos días la Escuela de Salud Pública de Harvard dio a conocer los resultados de un estudio amplio que concluyó en reducir de manera importante el consumo de leche y de productos lácteos de la guía de alimentación saludable que publica periódicamente con el título de Healthy Eating Plate. Según dicha institución universitaria, lo mejor es sustituir la leche por agua en la dieta diaria.

"Healthy Eating Plate" de la Escuela de Salud Pública de Harvard (Clic para ampliar)

Los investigadores emitieron esta recomendación en vista de que el consumo de productos lácteos se encuentra asociado al desarrollo de cáncer de próstata y ovario. Asimismo, por su alta concentración de grasas saturadas y los químicos presentes en sus procesos de producción, se desaconseja su inclusión en la alimentación habitual.

Para suplir los nutrientes y vitaminas que poseen los lácteos, la investigación aconseja comer verduras como la lechuga, la coliflor, el brócoli y otros afines, además de granos de diversas especies vinculados con la producción de calcio en el cuerpo.

En Mamá Natural: Alimentos ricos en calcio que para tu sorpresa no son lácteos

[Vanguardia]