Algunas consecuencias perjudiciales por el uso continuo de analgésicos

Los antiinflamatorios y analgésicos más comunes como el ibuprofeno y el naproxeno, son muy útiles contra dolores comunes como cólicos menstruales, dolores de cabeza, dolores de músculos, etcétera. Sin embargo pueden incrementar el riesgo de infartos y otros ataques.



El uso ocasional de estos medicamentos no tiene consecuencias cardiovasculares pero quienes toman altas dosis de éstos incrementan un tercio el riesgo de estos padecimientos. Aunque suministrados en dosis bajas, algunos pueden disminuir riesgo de ataque cardiaco.

La Dra. Marie R. Griffin, especialista en medicina preventiva en el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, escribió un comentario publicado el mes pasado en The Lancet: “En realidad estos medicamentos son una buena opción para el dolor crónico. Sólo en caso de que realmente mejoren la calidad de vida del paciente, los riesgos valen la pena. Sin embargo mucha gente dice: ‘no sé si funcionan pero de todas formas los tomo’.”

Los riesgos de los analgésicos salieron a la luz hace más de una década cuando estudios hechos a drogas como Vioxx, Bextra y Celebrex descubrieron que incrementaban el riesgo de ataques cardiacos. Merck retiró Vioxx del mercado en 2004 y Pfizer, Bextra, un año después.

El diclofenaco y el Celebrex provocan, al año, 3 ataques cardiacos de cada 1000 pacientes. El Ibuprofeno tomado a dosis de 2, 400 miligramos al día también aumenta las probabilidades de ataque cardiaco, posiblemente al doble, aunque los estudios sobre ibuprofeno son limitados, lo que hace complicado evaluar el riesgo.

Todos los analgésicos —incluyendo el naproxeno que puede proteger contra ataques cardiacos— incrementan el riesgo de fallos cardiacos, incluso pueden causar daños al hígado y a los riñones e incrementar las posibilidades de hipertensión.

Aún con esto, algunos doctores se preocupan porque la gente con dolores severos se abstenga de usar analgésicos debido a los efectos cardiovasculares de éstos, porque son pocas las personas que afectadas por esos medicamentos.

El Dr. Brian Walitt, reumatólogo y profesor de la Universidad de Georgetown, dijo: “La gente se preocupa mucho por los riesgos cardiacos, que sí son reales, pero estos riesgos son a lo largo de toda una población. Hay gente con artritis que usa estos medicamentos a diario, o casi diario, y la mayoría de estas personas nunca tienen problemas.”

 Aquí algunos consejos de los expertos sobre el consumo de analgésicos:

Para aquellas personas que no puedan funcionar sin analgésicos, el consejo es utilizar la menor dosis posible en el menor lapso de tiempo posible.

En caso de tener alguna enfermedad cardiaca o factores de riesgo de ésta, el doctor debe evaluar el riesgo del uso crónico de analgésicos, basado en el historial médico personal y de familia.

[The New York Times]