¿No duermes bien? Eso puede repercutir en tu sensación de hambre

Investigadores de la Universidad de Chicago encontraron en un estudio que cuando los adultos jóvenes y saludables duermen poco, su sangre presenta incremento en los niveles de una molécula llamada 2-araquidonoilglicerol, que regula los sentimientos de “recompensa” y disfrute por comer.



“Estudios experimentales muestran que la restricción del sueño incrementa el apetito. El mecanismo para excederse en la comida después de un tiempo inadecuado de sueño puede deberse a una molécula endocanabinoide llamada 2-araquidonoilglicerol o 2-AG.” Dijo Erin Hanlon Doctora e investigadora asociada en la sección de endocrinología, diabetes y metabolismo de la Universidad de Chicago.

Los investigadores señalaron que este descubrimiento podría ayudar a entender por qué la obesidad y el sobrepeso están ligados con la privación del sueño.

Para realizar el estudio participaron 9 personas con promedio de edad de 23 años, quienes pasaron dos periodos de 6 noches en un laboratorio del sueño. En uno de los periodos los participantes durmieron de 11pm a 7:30 am. En el segundo periodo de 6 noches, los participantes durmieron de 1 am a 5:30 am. Durante los días del estudios fueron revisadas las cantidades de calorías que consumieron los voluntarios.

Los investigadores tomaron una muestra de sangre de los participantes después de la segunda noche de cada periodo para determinar sus niveles de 2-araquidonoilglicerol. Se encontró que los niveles de esta molécula estaban más bajos mientras las personas estaban dormidas, y más altos en la tarde. Pero después de un periodo corto de sueño, los niveles de 2-araquidonoilglicerol de los voluntarios estaban aún más altos que por las tardes.

La molécula 2-araquidonoilglicerol no es la única cuyos niveles aumentan después de trasnochar, un estudio reciente presentado en la junta anual de la Society for the Study of Ingestive Behavior mostró que la hormona de la sangre llamada greylina se encuentra a niveles altos en la sangre. Otro estudio parecido fue publicado en el Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics.

 [The Huffington Post]