Sexualidad femenina: tensión perpetua ante las imposiciones culturales

         
Por: Redacción

desirefem



Daniel Berger, periodista y colaborador de la New York Times Magazine, expuso en su nuevo libro What Do Women Want que el líbido de las mujeres es tan fuerte como el de los hombres.

Bergner afirma que la monogamia no tendría por qué ser forzosamente un rasgo femenino y que el líbido de las mujeres no tiene nada que ver con esto:

La monogamia en nuestra cultura es uno de los ideales más abrazados. Define quiénes somos románticamente, dicta la forma de nuestras familias, o por lo menos dicta nuestros sueños domésticos; moldea nuestras creencias acerca de lo que significa ser buenos padres. La monogamia es –o nosotros creemos que es– parte crucial de la costura que mantiene junta nuestra sociedad, que la previene de desgajarse.

Se supone que las mujeres tienen que ser las aliadas naturales, cuidadoras, defensoras, tendrían que ser, biológicamente más aptas a la fidelidad. Nos aferramos al cuento de hadas. Nos aferramos con la ayuda de la psicología evolutiva, una disciplina cuya teoría sexual central –teoría débilmente sustentada– que compara a hombres y mujeres, permeando a nuestras conciencias para calmar nuestros temores. Y mientras tanto, las compañías farmacéuticas buscan una droga, una droga para mujeres, que funcionará como la cura de la monogamia.

Bergner cree que la monogamia es una forma social mojigata e injusta de constreñir la sexualidad femenina y Tracy Clark-Flory de la publicación Salon, está de acuerdo. Tracy dijo que el libro de Bergner revela “cómo la represión de la sociedad hacia la sexualidad femenina ha moldeado los deseos y vidas sexuales de las mujeres.”

[The Atlantic]