“Maneras tontas de morir”, controvertida campaña para inculcar a los niños el cuidado de sí mismos

Dumb Ways to Die es una campaña pública que creó Metro Trains, en Melbourne, Australia, para promover la seguridad de los jóvenes en las vías del tren. La campaña se volvió viral en las redes sociales desde noviembre del 2012.

La extravagante estrategia que utilizaron se basó en mezclar las formas más tontas de morir (como tragar un bote de pegamento, jugar con un panal de avispas o picarle la panza a un oso grizzli) con las maneras en que uno puede morir en las vías del metro. Al comparar todas estas en un video de dibujos animados dulces que se matan a sí mismos de maneras estúpidas, y con música pegajosa de fondo, los creadores se aseguraron de que aquel que lo vea o escuche no lo olvidará.

El video fue desarrollado por Pat Baron, animado por Julian Frost y producido por Cinnamon Darvall y a las dos semanas de su lanzamiento ya tenía 28 millones de vistas en YouTube. Dumb Ways to Die ya tiene su aplicación para iPhone, iPad y iPod en la forma de un juego en el que tienes que evitar morir de maneras estúpidas.

Quizá por ser tan controversial sea también una forma eficiente de aumentar la seguridad en los metros del mundo. El tema es delicado, pero después de todo no está demás no querer parecer un tonto al pararte muy cerca de las vías del tren.