El yoga no está vinculado con la religión

 

Jennifer y Stephen Sedlock demandaron al distrito escolar Encinitas, argumentando que enseñar yoga a los niños era impartir religión.

Pese a la espiritualidad que puede girar en torno al yoga, este ejercicio es practicado por millones de personas en todo el mundo y de todo tipo de religiones porque no implica ningún tipo de culto.

En Encinitas fue incorporado a las actividades de los niños en un esfuerzo por reducir el bullying, la obesidad y la competitividad desmedida.

La semana pasado un juez de la Corte Superior de San Diego dijo  que  las clases de yoga no son instrucción religiosa y exigió que continuaran impartiéndose en la escuela.

Los demandantes y su abogado, Dean Broyles, argumentaron que enseñar a los niños yoga dos veces a la semana era una forma ilegal de abrir las puertas al hinduísmo, taoísmo y metafísicas orientales.

El distrito siempre ha permitido que aquellos niños cuyas familias no deseen que practiquen yoga, se abstengan de hacerlo. Sin embargo esta resolución molestó a los padres porque sus hijos no estaban practicando suficiente ejercicio, pero el distrito respondió que los niños se ejercitaban de otras formas.

El abogado David Peck, quien defendió a los padres a favor del programa de yoga, dijo que aquellos que lo rechazan tienen una perspectiva fanatista y muy cerrada.

[Los Angeles Times]