La estrecha relación entre tu ropa y la explotación de niños en el mundo

cp_assessingChild_Labour2_inLa moda, uno de los negocios que más se asocia con el glamour y la belleza también es uno de los más viles. Año tras año se revela que las compañías más grandes, más populares y más exitosas tienen las prácticas más despreciables. Desde tintes tóxicos, hasta las tragedias ocurridas el 24 de abril del presente año, pasando también por jornadas de 16 horas con salarios bajísimos, compañías como Mango, El Corté Inglés, Benetton, H&M, entre muchas otras, continúan con prácticas laborales cuestionables, pero sabiendo esto, seguimos comprando su ropa.

Cada vez que estas compañías son expuestas por ser inhumanas, por violar los derechos humanos, por prácticamente esclavizar a menores, algunos compradores consientes hacen un escándalo, las compañías prometen cambiar, y ya —todo el mundo queda satisfecho. El problema es particularmente grave en India y Bangladesh, en donde se les paga a mujeres y niños el salario mínimo (y a veces menos) por trabajar jornadas de 16 horas todos los días del mes. ¿Cómo es que estás compañías se salen con la suya?

Después de prometer que cambiarán y que serán mucho más estrictos con las fábricas, lo único que las grandes marcas hacen es cambiar de sitio a los niños que trabajan en las fábricas. Para evadir multas de los gobiernos locales, las grandes marcas y sus fábricas subcontratan a fábricas en los barrios marginales de los pueblos aledaños a Delhi. Los supervisores de seguridad van a las fábricas personales y pueden decir que no hay niños trabajando ahí, pero ellos y el gobierno saben bien que hay niños trabajando a una hora de la ciudad, en la zona industrial de Ghaziabad.

En cuanto a la seguridad, funciona de una manera similar, los inspectores avisan de antemano que irán a la fábrica,  esta contrata un extinguidor de fuego por el día y pretenden que todo funciona de acuerdo a la ley. Según Ghethin Chamberlain de The Guardian el hecho de que estemos dispuestos a ignorar las terribles condiciones de los trabajadores en India se debe a que erróneamente interpretamos que a pesar de su pobreza deben ser felices ya que “India está mejorando, India está creciendo, India es muy espiritual, India es vibrante”. Y creemos esto porque India reportó recientemente que la pobreza en el país está más baja que nunca, tan solo afecta a 21.9% de la población. Esto es cierto —ya que según el gobierno— “una persona puede sobrevivir con 26 rupias (0.44 USD) al día  en zonas rurales, y 33 rupias (0.55USD) en zonas urbanas.”

Comprar ropa ética no tendría por qué costarnos mucho más. Con pagar un par de dólares más por prenda —y que ese dinero se destinara exclusivamente a los trabajadores—mejoraría inmediatamente su vida. Claro que el dinero no es el único problema. Las marcas tendrían que asegurarnos que todo su proceso ha cambiado, que sus fábricas y aquellas que subcontratan, no tienen jornadas de 16 horas, que no hay niños cosiendo nuestras prendas y tendrían que demostrarlo también —todo su proceso tendría que ser transparente. Estas grandes marcas, que amamos, tendrían que estar dispuestos a abrir sus fábricas a inspectores independientes y tendrían que aceptar un menos de ganancias.

En Pijama Surf: Actualmente hay más esclavos que nunca, ¿cuántos de ellos trabajan para ti?

[The Guardian