¿Conoces el poder que tienes como consumidor responsable?

consumo

Hace algún tiempo, un renombrado psicólogo estadounidense llamado Abraham Maslow dio orden a las necesidades humanas, organizándolas en una pirámide que las apila por prioridades: fisiológicas, de seguridad, de afiliación, reconocimiento y autorrealización. Las complicaciones surgen al intentar lograr satisfacer cada una de ellas para sentirnos felices y cómodos con nuestras vidas.

Es importante recordarlo porque, hoy en día, vivimos lo que se conoce como “economía del consumo”, donde el consumir productos o servicios se ha convertido en una de las actividades cotidianas. Te has preguntado alguna vez si ¿realmente necesitas lo que compras? o ¿por qué compras o consumes ese producto o servicio y no algún otro? y por último ¿conoces  alternativas de compra sustentables?

Empecemos por la pregunta básica ¿qué necesitas realmente y por qué? Esto se debe a que muchas veces compramos por impulso, por ganas, por ocio, porque tenemos dinero, porque algo nos gusta… y así sucesivamente; se van sumando varios porqués hasta que llegamos al más importante “porque realmente lo necesito para…”

Ahora bien, ¿qué tiene que ver todo lo anterior con la temática ambiental? Cuando sabemos lo que necesitamos y por qué lo necesitamos actuamos como consumidores responsables, es decir,  asumimos completa responsabilidad por nuestras elecciones de compra e inversión y, en ese momento, nos convertimos en agentes de cambio real en los hábitos de consumo, no sólo de nosotros mismos, sino de la sociedad. Nuestro poder puede llegar a influir las formas de producción y la manera de actuar de las empresas que nos proporcionan los productos o servicios que consumimos.

Si tú le haces saber a tu marca favorita, mediante tus hábitos de consumo, que es importante para ti el bienestar de los ecosistemas y el Planeta, ésta se preocupará por ofrecerte la mejor calidad y servicio aunados a una adecuada gestión de los recursos naturales y llevará a cabo las prácticas más nobles para evitar dañar el medio ambiente y a los seres vivos. Sí, ese es tu gran poder como consumidor responsable.

Otro de los más importantes beneficios que podemos generar, es que gracias a los consumidores responsables es posible establecer un comercio justo; en el cual tanto productores como consumidores tienen la libertad de ofrecer y decidir entre un gran número de opciones de compra en donde las alternativas sustentables figurarán como prioritarias para ambos sectores. Esta clase de mercado impacta no sólo a nivel nacional sino también global, es por ello que entre más grande sea el número de consumidores responsables, mayores serán los beneficios tanto para las personas como para el Planeta.

Entonces, ¿cuáles son las características de un consumidor responsable? Este tipo de persona, al conocer sus derechos y obligaciones como consumidor, se preocupa por lo que compra; se da tiempo de analizar todas sus necesidades y llega a la conclusión de adquirir lo que necesita, prefiere alternativas sustentables y adquiere productos que se preocupan por el bienestar ambiental, lee etiquetas y le hace saber a las marcas de su elección sobre sus opiniones en cuanto a la producción y calidad de los productos que adquiere.

Ahora que conoces tu poder ¿qué esperas para convertirte es un consumidor responsable? Recordemos a Maslow por última vez este día: “Hemos llegado al punto de la historia biológica donde somos ya responsables de nuestra propia evolución. Nos hemos convertido en autoevolucionadores. La evolución significa seleccionar y, por tanto, escoger y decidir, y eso significa valorar.”

*Contenido cortesía de Pronatura AC

pronatura