Disminuye la práctica de la circuncisión en los Estados Unidos

 

Muchos padres, particularmente en la parte oeste de Estados Unidos han elegido recientemente  no circuncidar a sus hijos.

La circuncisión, o corte quirúrgico del prepucio, es una obligación religiosa para los bebés judíos. También es un rito común en los pasajes musulmanes. En Estados Unidos, la costumbre se volvió común porque reduce riesgo de tracto urinario, infecciones, ciertos tipos de cánceres y enfermedades sexualmente transmisibles, en particular el HIV. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, cerca de 30% de los hombres de todo el mundo arriba de 15 años, están circuncidados.

 

cirs

Sin embargo la práctica de la circuncisión ha disminuido drásticamente, y en algunos lugares como en Colonia, Alemania y San Francisco, Estados Unidos, se ha propuesto su prohibición. Una de las razones por la que los padres no desean circuncidar a sus hijos es por el trauma que pueda causarle la cirugía y porque la mayoría duda que el proceso es realmente necesario.

Por su parte, la Academia Americana de Pediatría dijo que los beneficios a la salud debidos a la circuncisión rebasan los riesgos de la cirugía, pero no la recomendaron para todos los bebés.  

 La práctica de la circucisión en hombres es común en los Estados Unidos, Israel y el mundo del Islam (en estos dos caso por motivos religiosos) pero genera una gran división entre los padres. El debate fundamental se centra entre la discusión alrededor de la higiene y la prevención de enfermedades (lo cual puede ser evitado con una buena educación sobre salud sexual) y los efectos en cuanto a la incapacidad de los bebes de decidir sobre la mutilación de una parte de su cuerpo y el efecto sobre la sensibilidad en el pene. 

Antes de que los padres tomen una decisión al respecto, sugerimos analizar adecuadamente los efectos positivos y negativos de esta práctica, como también no descuidar asuntos ligados con tradición, religiosidad e identidad de los niños con sus padres.