¿Qué tanto te quieres? Descúbrelo con esta prueba

La autoestima, esa pequeña palabra que tanto escuchamos y poco comprendemos,  siempre influye en nuestro actuar diario. Puede convertirse en un detonante para la motivación o, por el otro lado, para la depresión. ¿Por qué?

Esta estima tiene un origen y una dirección única: nosotros mismos. Cada acción que realizamos puede reforzar todo ese amor propio, ese orgullo por actuar, vivir y ser de la manera en que somos. Las palabras no crean la estima, sino las acciones: “La autoestima significa estar orgulloso de uno mismo porque se han hecho acciones de las cuales te sientes satisfecho y contento.” Kaufman Gershen.



¿Qué tipo de acciones pueden levantar nuestra autoestima? Quizá alcanzar nuestras metas personales, cumplir de manera adecuada con nuestros ideales, saber manejar una situación crítica, relacionarse de manera amable y respetuosa, vivir de acuerdo con tus valores y creencias, etcétera. 

Si nos damos cuenta, estas actitudes poco tienen que ver con sentirse superior a los demás. Sino de enfocarnos, desde el interior de nuestro ser, en el bienestar físico, emocional y mental de nosotros mismos. Por lo que, a diferencia de la creencia popular, se necesita aprender y desarrollar a lo largo de nuestras vidas: la autoestima es el resultado de las sensaciones relacionadas con nuestras acciones (y por ende de lo que somos realmente).

¿Qué tanto te valoras? Contesta las siguientes preguntas para descubrir qué piensas y sientes acerca de ti:

  1. Cada mañana que te levantas y te ves en el espejo, ¿qué es lo que te dices?
    1. “Me veo bien esta mañana. Será un buen día.
    2. “Oh, no. ¿Por qué me esfuerzo en salir de la cama si será otro día como el de ayer?”
  2. Cuando fallas en alguna actividad, ¿qué es lo que sueles pensar?
    1. “Cada quién se puede equivocar o cometer errores cada día. Incluyéndome.”
    2. “¡Genial! Otra vez me equivoqué. No puedo hacer nada bien. Debería saber cómo se hace.”
  3. Cuando logras una meta, ¿qué es lo que sueles pensar?
    1. “Wow. Me siento orgullosx de mí mismx.”
    2. “Pude haberlo hecho mejor, pude haberlo intentado más. No fue suficiente.”
  4. Estás hablando con un superior. ¿Qué es lo que sueles pensar?
    1. “Puedo manera la situación de manera adecuada.”
    2. “No puedo creer que haya actuado de manera tan estúpida. Siempre hago cosas tontas.”
  5. Acabas de salir de una reunión social. ¿Qué es lo que sueles pensar?
    1. “Fue divertido. Conocí a ciertas personas que me agradaron. Se rieron de algunos chistes que conté…”
    2. “Hablé demasiado y no le agradé a nadie. Todo el mundo detestó mi broma.”
  6. Acabas de regresar a tu casa de la de un amigx. ¿Qué es lo que sueles pensar?
    1. “Fue divertido. Nos divertimos mucho juntos.”
    2. “Mi amigx sólo pretende que le agrado. De seguro no me volverá invitar a salir…”
  7. Cuando alguien te elogia, ¿qué es lo que sueles pensar?
    1. “Eso es bueno, me hizo sentir bien. Además, creo merecerlo.”
    2. “Nadie debería darme cumplidos a menos que quieran algo a cambio. No merezco ese tipo de tratos.”
  8. Cuando alguien que te quiere, te llega a lastimar, ¿qué es lo que sueles pensar?
    1. “Me lastimó pero no pasó nada grave. Puedo tratar de averiguar realmente qué pasó.”
    2. “Eso demuestra que realmente no le importo.”
  9. Cuando lastimas a alguien que quieres, ¿qué es lo que sueles pensar?
    1. “No fue bueno lo que hice, ni tampoco gracioso. Hay veces que lastimamos a las personas, y admito que me equivoqué. Me siento mal y necesito hacerle saber que me arrepiento con el objetivo de salir adelante.”
    2. “¿Cómo pude haber hecho esa cosa tan terrible? Me siento tan avergonzadx. Supongo que por eso nadie me quiere.”
  10. Cuando te sientes insegurx, ¿qué es lo que sueles pensar?
    1. “Hay ocasiones en que las personas se sienten así. Puedo realizar actividades que me hagan sentir bien y segurx de mi mismx. Me sentiré mejor en un rato.”
    2. “¿Por qué no puedo actuar como un adulto y ser una persona madura? ¿Qué me pasa? ¿Por qué todo lo que hago está mal?”

Puntaje: A cada respuesta (a), dale un puntaje de 10 puntos. A cada respuesta (b), dale un puntaje de 5 puntos. Después compáralo con el siguiente cuadro.

untitled

Puedes reforzar tu autoestima con varias actividades que te hagan sentir bien (sin afectar a terceros). Como por ejemplo, puedes convertirte en alguien responsable para así incrementar tu autoestima: realiza una lista de las actividades que necesitas realizar y otra de las que realizaste durante el día; cambia la perspectiva a través de las palabras: en vez de decir “soy tan estúpidx”, reestructurar a “tengo otras habilidades que me ayudan en diversas áreas.”; pasa tiempo con las personas que amas y te aman; procura realizar actividades filatrópicas o positivas. 

 

Fuente: Stick Up for Yourself!, Gershen Kaufman, Ph.D., Lev Raphael, Ph.D., y Pamela Espeland

Imagen principal: Brett Neilson