Y tú, ¿cómo incentivas la adquisición del lenguaje en tu bebé?

El modo en que los padres participamos en el desarrollo general de nuestro bebé, se verá reflejado en su seguridad tanto de sí mismo como de su medio ambiente. Es decir que, cuando tenemos un hijx, tendemos a celebrar sus pequeños logros (como el gateo o la primera palabra que articula), resultando en una motivación para un esfuerzo continuo.

Por consiguiente, ¿cómo te comportas ante los esfuerzos (inverosímiles) de tu bebé? Por ejemplo, cuando un niñx está balbuceando: ¿pretendes que le entiendes o le señalas directamente lo que desea?



De acuerdo con un estudio publicado en The Official Journal of the International Society on Infant Studies explica que la reacción sensible de los padres puede generar habilidades de comunicación en los hijxs. Es decir que, conforme un padre responda sensitivamente, el niñx podrá comunicarse efectivamente  conforme vaya ganando la habilidad del lenguaje.

Julie Gros-Louis, encargada de la investigación, demostró la importante influencia del acercamiento de los padres en relación con sus actividades de desarrollo. Tras la observación de un pequeño grupo de madres con sus hijos, los científicos pudieron discernir entre dos métodos de enseñanza: la redirectiva, donde la atención de los bebés se enfocaba en un juguete o en algún punto de la recámara; y la sensitiva, donde los padres responden verbalmente o imitan los sonidos de los bebés.

De modo que, las madres que mostraron respuestas “sensitivas” incrementaron los niveles de las vocalizaciones de consonantes y vocales. Es decir que su balbuceo adquiría una enorme similitud con las sílabas reales, formando el camino a las palabras reales. Además, estos mismos bebés tendían a direccionar sus ruidos hacia las madres a fin de indicar que estaban “hablándoles” (en vez de sólo estar gorjeando a la deriva.

En conclusión, los científicos proponen que los adultos hablemos con los niños, no sólo hacia ellos. De esa manera podremos apoyarlos a desarrollar numerosas habilidades del lenguaje.

Imagen principal: Matthieu Luna / Flickr