Localvoros: el consumo local por el medio ambiente

local

Con la facilidad de encontrar supermercados en cada colonia, donde puedes comprar todo tipo de productos para tu despensa, se ha ido perdiendo una de las costumbres más alegres del pueblo mexicano, que es la compra de productos elaborados y distribuidos localmente. Los quesos que prepara un vecino, la leche fresca, el pan recién horneado e incluso los vegetales cultivados en terrenos cercanos…



Es cierto que el crecimiento urbano ha propiciado también la desaparición de estas prácticas pero, ¿Alguna vez has reflexionado sobre lo importante que podría ser para tu salud, economía y al medio ambiente retornar a estas prácticas?

En 2005 un grupo de personas con la inquietud de constatar los beneficios del consumo local fueron identificadas como los locálvoros, quienes son los partidarios de los alimentos producidos en la misma región donde se compran. Poco tiempo después surgió incluso la “Dieta de las 100 millas ó 150 km” en la cual solo se consumen productos elaborados o cosechados en un perímetro menor a esta extensión; de manera que se lograba aumentar de esta manera las ventas locales.

En la actualidad, en todo el Mundo existe un grave problema en el abasto de comida. En algunas ocasiones se debe a la mala distribución, la economía, condiciones ambientales poco propicias para la producción, entre otras dificultades.

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, entre el 10% y el 40% de la producción de alimentos se pierde sin ser consumida. Solemos comprar grandes cantidades y embalajes que finalmente acaban descansando en el fondo de una bolsa de basura. Por ello, debemos pensar en las cantidades y productos que realmente necesitamos para nuestra vida diaria.

Además de evitar los desperdicios al comprar moderadamente y no por paquetes en grandes cantidades que no necesitamos, el consumo local tiene otros beneficios. Por ejemplo,  seguramente los productos serán más frescos ya que no necesitan ser refrigerados durante semanas para su transportación. También tendrán un mejor sabor al ser recolectados en su momento de maduración.

Por ser productos locales, no necesitan ser transportador en grandes camiones e incluso por avión o barcos. Esto ayudará a reducir las emisiones de bióxido de carbono emitidas a la atmósfera por la quema de combustibles. ¡Así que también ayudarás al medio ambiente!

La venta local se centra en productos de temporada, lo que los hace más baratos y saludables, porque no necesitan ayuda de químicos o fertilizantes industriales que ayuden a su crecimiento y maduración. De esta manera estarás más tranquilo al saber de dónde proceden los alimentos que consumes.

Pero, una de las cosas más importantes del consumo local es que apoyas a tus vecinos, amigos y conocidos en su economía. Con sus ingresos por estas ventas podrán continuar con sus producciones tradicionales y ayudarás a fortalecer la economía y riqueza de la comunidad donde vives. 

*Contenido cortesía de Pronatura

pronatura