“Hijocentrismo”: uno de los males más comunes de la paternidad moderna

         
Por: Redacción

spoiled



Un estudio reciente publicado en Social Psychological and Personality Science analiza  la confusión entre ser buen padre y sacrificarlo todo por los hijos. Un fenómeno en la paternidad moderna es el “hijocentrismo”, la tendencia de los padres a priorizar el bienestar de los hijos antes que el suyo.

Particularmente el estudio analizó qué tanto este tipo de paternidad afecta a los padres, intentando comprobar la idea de que cuidar de otros puede hacerte feliz.

El estudio midió en 136 padres con por lo menos un hijo de menos de 18 años, qué tanto acordaban con características del “hijocentrismo” como “la felicidad de mi hijo es más importante que la mía”. Los investigadores también midieron qué porcentaje de tiempo los padres pasaban con sus hijos, qué tantas horas pasaban en el auto con sus hijos cada semana, qué porcentaje de sus ingresos destinaban a sus hijos y qué número de veces sacrificaron sus propios deseos o planes para satisfacer a sus hijos las dos semanas previas al estudio. Finalmente, los padres llenaron un cuestionario acerca del nivel de felicidad proporcionado por sus hijos y de lo que significaban éstos para ellos.

Un segundo estudio hizo que os padres “reconstruyeran su día anterior episodio por episodio”  evaluaran qué tan felices, cariñosos o enojados y frustrados se sintieron durante sus actividades cotidianas.

Los padres que calificaron más alto en “hijocentrismo” también reportaron sentirse mejor acerca de su paternidad en el primer experimento. Los investigadores utilizaron la información del segundo experimento como prevención por si los padres inflaban sus reportes de felicidad en el primer estudio.

En el segundo experimento los padres “hijocentristas” tuvieron los niveles más altos de afecto positivo al cuidar de sus hijos pero no mostraron afecto positivo durante el resto del día.

Poner a tu hijo como el centro de tu vida signifca sacrificar tu propia felicidad, por lo menos algunas veces. Pero este estudio muestra que algo de aquel autosacrificio cuando se trata de tus hijos puede hacerte encontrar mayor sentido de la paternidad. Los investigadores apuntan que estos beneficios podrían variar de cultura a cultura.



Pero sacrificar la felicidad propia desmedidamente podría causar frustración que tarde o temprano impactará en los hijos, sin mencionar que actuar siempre en función de éstos puede generarles egocentrismo desmedido y la idea de un mundo falso en el que todo gira a su alrededor.

 [The Atlantic]