Los refrescos podrían ser perjudiciales para la salud cerebral

sugary

Tomar muchas bebidas azucaradas no sólo te hará obeso, probablemente te volverás más propenso a tener Alzheimer.



Un estudio encontró que 20% de las proteínas producidas en una región cerebral relacionada con la toma de decisiones se mostró alterada en ratas que tomaron bebidas azucaradas comparadas con otras que bebieron agua.

Está bien establecido que tomar bebidas endulzadas está ligado a la obesidad y a la diabetes, tanto como al riesgo de problemas cardiovasculares. Una estimación reciente puso la cifra de muertes asociadas con bebidas dulces en 184 mil al año.

Pero los efectos de las bebidas ricas en azúcar en el cerebro ha recibido mucho menos atención. “Para mucha gente alrededor del mundo, las bebidas endulzadas son la única fuente de líquido, o por lo menos representan la mayor parte de su ingesta calórica por día.” dijo Jane Franklin del laboratorio de neurofarmacología de Macquarie University en Sidney, Australia, que dirigió el estudio. “Sabemos que este tipo de bebidas son malas para el cuerpo, por lo que es razonable asumir que no hacen nada bueno para el cerebro tampoco.”

Para averiguarlo, Franklin y su discípula Jennifer Cornish dieron a 24 ratas adultas, durante 26 días,  agua o una solución acuosa con 10% de azúcar, cerca de la proporción de las bebidas azucaradas.

Durante los siguientes 7 días, ambos grupos de ratas fueron hidratados con agua. Al final de este periodo, las ratas que bebieron el agua azucarada estaban significativamente más hiperactivas que el grupo de control. “La hiperactividad es un signo físico de algo inusual que sucede en el cerebro,” dice Franklin. Es probablemente una reflección de cambios hechos para regresar al sistema a su estado “pre-azucarado”. después de ajustarlo para permitir que su función sea lo más normal durante el consumo de azúcar.”

Para encontrar la explicación a esto, el equipo analizó el cortex frontal orbital de las ratas, la parte del cerebro que está detrás de los ojos. Una enzima fue utilizada para recortar proteínas de este tejido a sus péptidos constitutivos. Estos fragmentos fueron analizados más tarde utilizando un espectrómetro de masas, el cual determina los péptidos, y por tanto las proteínas presentes. Los resultados fueron comparados en una base de datos de proteínas que podrían esperar verse en un una rata sana de esta especie.

De las 1373 proteínas indentificadas en ambos grupos de ratas, 290 estaban alteradas en las ratas que bebieron azúcar pero no en las que bebieron agua. Algunas de las proteínas estaban presentes en mayor número y algunas en menores cantidades de las que se esperaba.

“Esto es un cambio mucho mayor al que anticipábamos”, dijo Franklin, y es significativamente mayor a lo visto por equipo en estudios similares sobre la cafeína en otras áreas del cerebro.

Mientras se hace más trabajo es necesario determinar el efecto exacto de estos cambios, sólo menos de la mitad de las proteínas alteradas son conocidas por vincularse a la función celular del cerebro, incluyendo un periodo de vida celular determinado, comunicación y reparación del ADN. 30% de las proteínas transformadas están ligadas con padecimientos como el cáncer, Alzheimer, Parkinson y esquizofrenia.

“Los resultados nos dicen que la exposición al azúcar tiene el potencial para alterar muchos procesos biológicos diversos y jugar un papel en los desórdenes neurológicos –mucho más de lo esperado–” dijo Franklin. “No podemos afirmar de este trabajo que los cambios causen las enfermedades asociadas pero es una alerta necesaria para ver más de cerca el vínculo.”

El trabajo fue presentado esta semana en la conferencia Sociedad de Neurociencia en San Diego, California.