Experiencias, Familia, Karla Lara

Yo me desnudo frente a mis hijos y aquí el porqué

  • No es una novedad que aún con toda la información que circula en los medios y en las redes, la información verdadera, asertada y asertiva sobre educación sexual infantil aún se encuentra muy sesgada y restringida…

12744076_949496315138254_4828741813472058703_n.jpg

Yo me desnudo frente a mis hijos y aquí el porqué…

Esta semana tuve una experiencia que me hizo abrir los ojos y reconsiderar que la educación sexual no debería clasificarse en “infantil” o para “adultos”, la educación sexual es educación y punto. La anécdota fue que en un probador para “mujeres”, de vestidor a vestidor logré escuchar a una mujer (madre) que ingresó con sus dos hijos varones (con edades entre los 7 y los 10 años), porque los ví… (soy madre de 4 y es inevitable que, aunque vaya sola, necesite ver a los niños cuando escucho sus voces…, supongo que ya es un reflejo condicionado)…, lo sucedido fue que al entrar al vestidor, la mujer y sus dos hijos, los niños se quejaron y se resistieron varias veces sin éxito porque mamá les dijo que se iba a probar un par de cosas y acto seguido les dijo “cierren los ojos”, ante tal petición no pude mas que poner atención… y cuál fue mi sorpresa cuando comprobé que a manera de regaño y exigencia la mamá dijo: “cierren los ojos y no los abran que me voy a cambiar”, (los niños entre risas supongo cerraron los ojos) y entre un cambio y otro la madre insistía y amenazaba con diversas consecuencias si acaso los abrían… y yo…, yo me quedé con una serie de pensamientos alrededor…, acerca de la importancia de cambiar ciertos paradigmas y de que los niños estén expuestos naturalmente a la desnudez de una manera segura, orgánica y saludable, y para esa mamá tengo algunas palabras:

“A la mamá del vestidor de junto que no permites que tus hijos te vean cambiarte o estar desnuda, tengo estas palabras para tí: soy madre de 4 de los cuáles 3 son varones y ando muchas veces y en muchas circunstancias, desnuda con y frente a ellos, por la simple razón de que me parece natural, pero más allá, lo cierto es que sí tengo una intención, y esa es que mis hijos (varones y mujer) crezcan con la certeza de conocer el cuerpo humano en toda su naturalidad, tanto femenino, como masculino (porque su papá también se desnuda frente a ellos), que sepan que el cuerpo tiene formas y texturas que cambian con el género y con la edad y que ello, no tiene, de verdad NO tiene secreto alguno y nada de vergonzoso, ni tampoco la mayor importancia, porque esa naturalidad les demuestra con hechos y sobre todo, con conocimiento, que la desnudez no es prohibida, y por lo tanto deja de ser  tabú y que desde pequeños conocen y se sienten cómodos y seguros con la desnudez, en un ambiente seguro y amoroso como lo es su hogar. Así que, siendo la casa, nuestra casa, un ambiente seguro y saludable, cuando es necesario o cuando quiero hacerlo ando desnuda o con poca ropa frente a mis hijos y pese a toda la polémica o debate que ello pueda causar, estoy cierta de que lo que niños y niñas necesitan es saber y sentir amor, comodidad y confianza. Mis hijos no se enfocan para nada en mi cuerpo, ni en sus defectos o virtudes, se enfocan en sentirse protegidos, acompañados, contenidos y criados por mamá y por papá (con o sin ropa), me observan con una actitud orgánica que no demuestra ni vergüenza, ni incomodidad, ni agobio o morbo respecto a mi cuerpo, me perciben real y cómoda en mi piel y en mi edad, pendiente de ellos y atenta como madre, pero feliz y cierta como mujer.

12495003_931323080288911_8426246697886961854_n

Pienso que si los niños y las niñas tienen acceso a la información de primera mano, sobre todo lo importante de la vida, como el amor y la sexualidad, de verdad podría cambiar el mundo, porque quién mejor para enseñarles desde la seguridad que nosotros sus padres. Entonces, a la mamá del probador de junto tengo que decirte que ojalá no les pidas a tus hijos que cierren los ojos si vas a cambiarte, porque es importante que te conozcan y te reconozcan, porque tú mamá, tú eres su contacto con el mundo, no importa la edad que tengan ellos o tú, eres su origen, su fundación y no puede haber nada malo en ello…, los niños necesitan ver (igual que los adultos), para aprender, somos seres sexuales y visuales desde el nacimiento y el amor es el ingrediente que puede cambiar cualquier percepción o experiencia…

A ti, la mamá del vestidor de junto, con todo tu pudor, con todo tu recelo, deja de lado tus ideas sobre la desnudez…, sé tu con toda libertad frente a tus hijos, déjalos verte y admirarte y conocer a través de ti el mundo… Anda libre de ideas que no suman, porque tu eres la persona perfecta para que los niños entiendan de la vida y todo lo que sucede en ella y la sexualidad es una de las cosas mas importantes para aprender y entender desde temprana edad, para no exista morbo alrededor, para que no exista secreto o interpretación errónea…

La educación sexual es tan importante como aprender a nadar, a leer, a respetar la naturaleza, pertenece al mismo nivel de importancia, porque eso lo hace cotidiano, “NORMAL”. Que te vean a tí, hará que no tengan que buscar en otro lado…

QUE LOS NIÑOS CREZCAN EN AMBIENTES SEXUALES SEGUROS PREVIENE QUE SE VUELVAN ADULTOS CONFUNDIDOS Y AGRESIVOS RESPECTO DE SU SEXUALIDAD…, ¿Ahora comprendes lo importante de estar desnuda frente a tus hijos?…”

12548993_930262630394956_2397486406185233933_n

Tu cuerpo mamá: es la tierra segura de tus hijos, ellos no se fijan en la piel que te sobra, en tus estrías, en tus marcas o cicatrices…, ellos abrazan tu calor, tu piel, tu compañía, tu seguridad… Sé tú, sé libre para que tus hijos lo sean.

Por eso Yo me desnudo frente a mis hijos.

Karla Lara

@KarlaDoula

 

Artículo AnteriorPróximo Artículo
ESCRIBE UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Alojado en Next.LA